Los 20 videojuegos de la década

Mejores juegos decada 2010

No me gusta el mote de “mejor producto de su época” (pese a que lo he usado infinitas veces) porque si bien la mayoría de las veces hay criterios que se aceptan de forma casi universal, en otras ocasiones -y no pocas- todo va en un asunto de gustos.

Y sí de algo se ha escrito en la historia es de gustos; aquello de “en gustos no hay nada escrito” es una falacia total y brutal. Dicho lo anterior, aquí va lo que todo mundo esperaba (?) de mí parte (???): una lista de los 20 nombres que son lo más granado y/o memorable de la extensa y poco saludable cantidad de videojuegos que he jugado a lo largo de estos diez años.

  1. Limbo (2010)
  2. Red Dead Redemption (2010)
  3. God of War III (2010)
  4. Batman Arkham City (2011)
  5. Deus Ex: Human Revolution (2011)
  6. Dark Souls (2011)
  7. Spec Ops: The Line (2012)
  8. The Last of Us (2013)
  9. Grand Theft Auto V (2013)
  10. Mario Kart 8 (2014)
  11. Shadow of Mordor (2014)
  12. Bloodborne (2015)
  13. The Witcher 3: Wild Hunt (2015)
  14. Dark Souls 3 (2016)
  15. Super Mario Odyssey (2017)
  16. Resident Evil 7 (2017)
  17. Horizon Zero Dawn (2017)
  18. Cuphead (2017)
  19. Celeste (2018)
  20. Sekiro: Shadows Die Twice (2019)

No necesariamente estos nombres son los mejores exponentes de su género ni nada; por ejemplo, pongo a God of War III porque siento que la tercera parte de la trilogía original, aún con su brutalidad casi adolescente, exagerada y muy propia de la década y la generación en la que nació, es un cierre de ciclo impecable para una saga que realmente nunca necesitó continuar. Y tengo mejores recuerdos de ese juego que del reboot de Dad of War de 2018, que sí, es bueno, pero que lo siento un poco innecesario y definitivamente menos rompedor -pese a que en el juego, literalmente se rompe todo (?)- que el original God of War de 2005.

Los juegos de esta lista son para mi, productos memorables por diversos motivos. Super Mario Odyssey es EL gran producto de la Nintendo Switch, el que seguirá vendiendo consolas (y copias) hacia el infinito. Grand Theft Auto V es la mezcla perfecta entre la seriedad casi inentendida de GTA IV y el desenfreno arcade de San Andreas. The Last of Us demuestra cómo llevar al jugador de la mano por 15-20 horas, sin que este se de cuenta (y con un ritmo impecable). Spec Ops: The Line es una clase magistral cómo se tienen que narrar historias en un videojuego (y una genial adaptación de “The Heart of Darkness”). The Witcher 3 es LA referencia para los RPG de “acción narrativa”, mientras que Horizon Zero Dawn hace algo similar por los RPG de acción más orientados a la ídem. Y Limbo, como olvidar a Limbo: parece un juego flash de los más ordinarios y cuando uno lo termina se pregunta qué carajo acaba de pasar acá.

Y por supuesto, Miyazaki

Por último, mención aparte para los juegos de From Software e Hidetaka Miyazaki. Dark Souls se convirtió en una referencia obligada, casi una nueva manera de pensar acerca del diseño de videojuegos; no por nada, hasta el más reciente título de Star Wars toma notas de ello. Dark Souls 3 es la refinación máxima de la obra original en cuanto a mecánicas en general. Bloodborne, en cambio, es la fórmula de Dark Souls, invertida; un juego en el que los escudos son inútiles y donde tener dos armas (una en cada mano) es la clave de todo. Y cuándo pensamos que el template de Dark Souls no podía volverse a reformular, apareció Sekiro.

Estos son los juegos que, para mi, definieron esta década. Tengo las mejores memorias de cada uno de ellos y los voy a recomendar hasta que en 2029 discutamos una lista nueva.

Acerca de Raúl Estrada

Escribí sobre videojuegos y tecnología por muchos años, no pretendo parar ahora.

Ver todas las entradas de Raúl Estrada →