Juegos antiguos, ¿animaciones buenas? Este video lo explica todo

Animaciones en Skyrim

New Frame Plus es un canal de YouTube en el que se publica contenido sobre un tópico muy específico y ese es sobre animaciones en videojuegos (el autor es Daniel Floyd y se dedica a crear animaciones en juegos y películas, así que algo de autoridad tiene).

Y su último video lo encontré muy interesante y sobre todo, educativo, al ser básicamente una lista de juegos desde 2011 hacia atrás (uno por año) cuyas animaciones son muy buenas no solo para su tiempo, sino que siguen teniendo un muy nivel todavía.

La discusión en particular nació a raíz de otro video en el cual Floyd critica una animación muy específica de Skyrim y que generó la siguiente reacción: “la animación es mala porque el juego y el motor son viejos”. Entonces, esta lista comprueba que si bien el trabajo de animaciones en videojuegos está ligado a la capacidad del hardware, hay otros aspectos de este arte en particular que van más allá de la tecnología.

Hay una gran diferencia entre animación vieja y animación mala

Como ejemplo, Metal Gear Solid 2 o Super Mario 64 son prueba de que incluso en esos años cuando los juegos en 3D estaban comenzando a vivir, ya había buen trabajo de animación. Más atrás, títulos en 2D como Aladdin, el Sonic original o Super Mario Bros. 3 también tenían notables animaciones pese a las limitaciones del hardware.

Y los juegos de peleas no podían estar ausentes; tanto el original Darkstalkers como hasta el antiquísimo Yie Ar Kung Fu cuentan con animaciones muy buenas y sobresalientes respecto a sus pares.

Si les interesa este tópico, recomiendo encarecidamente seguir este canal porque sus videos son bastante explicativos y está muy bien producidos. El de las animaciones del Punch Out! de Wii es una joyita:

Y también hay uno donde se explica por qué el movimiento de los personajes en Red Dead Redemption 2 se siente demasiado pesado o lento.

Acerca de Raúl Estrada

Escribí sobre videojuegos y tecnología por muchos años, no pretendo parar ahora.

Ver todas las entradas de Raúl Estrada →