Assassin’s Creed Odyssey y los juegos que se disfrutan a paso lento

Featured Video Play Icon

El nuevo Assassin’s Creed Odyssey es un excelente juego que en lo particular me gusta mucho por tratarse de un mundo inmersivo, amplio y lleno de cosas por hacer. Esto último es parte del template tipo RPG sobre el cual se construye y quienes hayan jugado algo por el estilo antes sabrán que la cantidad de horas que se le dedican a estos títulos nunca es menor.

Ahora, obviamente alguien puede venir y jugar apenas tres horas de Odyssey, Skyrim o The Witcher 3 pero eso significa en la práctica que apenas va a alcanzar a ver la superficie del juego. Y que esto se de así no es ni malo ni bueno; solo es la consecuencia lógica que se da por la manera en que este tipo de juegos se diseñan.

Assassin’s Creed Odyssey es un juego en el que es imposible rushear o correr a lo loco por la campaña principal. Como todo buen RPG, es necesario pasar por etapas de grinding al igual que completar misiones secundarias para poder acercarse a la conclusión. Por lo mismo, las críticas a Odyssey en términos de “tiene mucho grinding” me parece que rayan en lo ilógico. Los RPG siempre lo han tenido como parte de su ADN y si bien algunos lo disfrazan mejor que otros, a la larga se trata de un elemento que siempre estará presente. En mi experiencia con el reciente Assassin’s Creed esto no es un problema porque las misiones secundarias son interesantes y porque el contenido anexo no es repetitivo como pasaba en juegos antiguos de la misma saga donde todo se reducía a completar misiones mundanas o a desbloquear el mapa escalando torres.

Dicho lo anterior, debe entenderse entonces que un juego como Assassin’s Creed Odyssey o como Dark Souls no son de recomendación fácil. No sería lógico recomendarle este Assassin’s Creed a una persona que apenas dispone de unas horas semanales para jugar, por más que yo crea que se trata de un juego de nota 10, tal como indiqué en el review. Hay gente que busca experiencias de juego más rápidas y que se acaban en una tarde, mientras que otros pueden buscar todo lo contrario. Y es importante, creo yo, entender qué es lo que le da forma a un videojuego y en base a eso, tomar decisiones antes de comprar o no.

El nuevo Assassin’s Creed es un juego que requiere una inversión alta de tiempo. Dedicarle muchas horas a explorar por el mapa y completar misiones de todo tipo es la forma en que el juego está diseñado para disfrutarse Por lo tanto, se hace también muy cuestionable la decisión de Ubisoft de vender un duplicador de experiencia que hace más rápida la progresión del personaje, porque se trata de una medida puramente comercial, una especie de solución a un problema que no existe,y que va en contra de la forma en que los mismos desarrolladores de la compañía diseñaron el juego.

Pero esa discusión puede darse en otro momento. Por ahora, lo importante está en entender que la franquicia Assassin’s Creed cambió, que Origins el 2017 u Odyssey son títulos que no se juegan igual a los anteriores y que si no tienen tiempo para jugar tanto, en vez de gastar plata en un juego que van a dejar incompleto mejor sería invertir ese dinero o ese tiempo en otro tipo de experiencias, quizás más acotadas, quizás más rápidas o más sencillas.

Acerca de Raúl Estrada

Escribí sobre videojuegos y tecnología por muchos años, no pretendo parar ahora.

Ver todas las entradas de Raúl Estrada →