Review de la Banda Sonora de Bloodstained: Un fresco sonido familiar

Bloodstained: Ritual of the Night

Sin importar el estilo de juego, en cada Castlevania (sea clásico o a la Symphony of the Night) la música es vital, protagonista de su fórmula y aspecto importante de su éxito y encanto. Para Bloodstained, contar con compositores consagrados (como Michiru Yamane e Ippo Yamada, entre otros) presentaba una prometedora premisa sonora.

Bloodstained: Inspirado en Transilvania

Las tonadas de Ritual of the Night tienen un gran sentido del equilibrio, sonando familiares pero frescas, emparentadas con Symphony sin sonar como una copia barata ni como chiste repetido. Compuesta por 46 pistas, la banda sonora tiene varios elementos que son sello de la sensación castlevaniesca, partiendo con el tema de entrada (Theme of Bloodstained), que cuenta con una cruza entre intimidad, complicidad, miedo y grandilocuencia orquestada. Es seguida por lo que parece ser un rezo (Call of Eternity), un canto inmemorial y religioso que evoca sin asco al cántico de selección de partida de Symphony… y ya podemos ver un patrón. Para el jugador nuevo, puede sonar como música, pero para quien jugó la entrega de PlayStation de 1997 y gustó de su música, Bloodstained es regresar a casa, con un equilibrio casi imposible que hace las tonadas familiares pero no como una copia barata ni un refrito de algo de hace 20 años.

Pistas como Voyage of Promise y Luxurious Overture son temas de aventura, de exploración de contenida amenaza, donde podemos escuchar que las cuerdas y en especial los violines serán los protagonistas de esta banda sonora, donde el resto de los instrumentos estarán mayormente detrás de ellos. El mejor exponente de estas es Gears of Overture, con un espíritu más juvenil y energético, contagioso y que resulta muy fácil de recordar.

También hay pistas que llamo “transicionales”, que no son ni vivaces pero tampoco de terror puro. Bibliotheca ex Machina y Lost Garden ofrecen esa idea, una que dice “anda con cuidado, pero todavía no has visto a lo que debes temer más”. No son muchas, pero están ahí porque hacen falta sanos puentes de estilo; no todo puede ser aventura, ni tampoco mega-amenaza o terror a mil. Unen y ponderan, lo que permite que disfrutemos de los momentos más livianos y sintamos el cambio a los más pesados.

La personalidad músical de Bloodstained está en todos lados y representa muy bien lo que el jugador puede sentir (aventura, sensación de regreso) o lo que el escenario y el contexto te imponen (miedo, desafío y amenaza). Eso lo hace con una cruza entre violines, otras cuerdas (incluyendo un sutil uso de guitarra acústica), instrumentos modernos y sintetizadores. Escuchas temas que son casi por completo de orquesta y música clásica, hasta otros donde lo tradicional y lo nuevo se funden entregando algo distinto y especial. Incluso, hay tintes (leves) de jazz en pistas como Forebounding.

Sangre de Jefes

Las pistas que son de jefes, caramba que se hacen notar. The Excecutioners es velocidad, guitarras eléctricas y coros mientras no cuesta nada imaginar que mueves a tu personaje evitando ataques de un enemigo importante o gigantesco. Otra pista de boss fight es The Attack of the Grotesque, con menos rock pero misma identidad; es un combate y es a muerte. Su expresión máxima (como no) es la del último jefe, donde King of Kings te deja claro que todo está en juego, con violines, trompetas y un coro que te dicen en cada compás que es todo o nada. Potencia, avance enemigo, amenaza, obligación a la batalla.

Dejando de lado lo que suena siútico o rebuscado, la banda sonora de Yamane, Yamada y compañía ilimitada está llena de inspiración y claridad. Sabían lo que hacían, qué querían lograr y cómo no sonar a una mala copia de su propio legado. Puede ser difícil para algunos ponerlo en palabras, pero quien valore juegos como Symphony of the Night y aprecie sus bandas sonoras, sentirá que la música de Bloodstained hace lo que debe hacer. Ayuda a emocionarte, a disfrutar lo que estás jugando y funciona como un marcador, un destacador de los atributos del juego, su personalidad y estilo.

En la review del juego, definí que me había gustado la música, que “no tenía problemas con su composición pero sí con su ejecución”. Hoy, al haber escuchado su música con tiempo y aislada, me queda claro que sí, hubo dinero para la música y contratar compositores pero no la suficiente para su instrumentación. A ratos la batería suena plana, la guitarra eléctrica algo apagada, que donde hay un sintetizador complementando podrían haber sonado más trompetas y otros bronces, más violines y mayor coro. Lo que quiero decir es que no falla la música, falla su escala. Este límite la ataja, la retiene, sonando amarrada y contenida, sin poder explotar el mayor potencial de sus partituras, como si la escucharas estando bajo el agua. Por otro lado, me hubiese gustado mayor tendencia al rock, pero en lugar de equilibrio, en esta ocasión la potencia rockera de Symphony da un paso atrás en favor de los violines y lo orquestado.

Tiempo de escuchar

La primera impresión puede ser que la banda sonora de Symphony es sin dudas mejor, por un tema de instrumentación y potencia… en especial para los veteranos que jugaron ese clásico en los 90s. Puede parecer que Bloodstained se queda corto en lo musical. Y sí, puede ser, pero hay una ventaja que la banda sonora de Symphony y sus derivados tienen versus la música de Bloodstained: tiempo. En mi caso, jugué la aventura protagonizada por Alucard hasta el cansancio, permitiéndome estar en contacto con sus tonadas, en escucharlas innumerables veces, en conocerlas bien y tomarles cariño y aprecio. Y bien, es imposible compararlas con justicia cuando Bloodstained no lleva ni 12 días en el mercado.

Le dediqué tiempo al trabajo de los compositores tras terminar el juego, y debo decir que se produce un efecto similar, natural y entendible: la banda sonora crece en uno y te resulta muy fácil identificar tus temas y momentos favoritos. Quizás el apartado músical de Bloodstained es similar a lo que produce el juego en la fanaticada y la crítica; podemos diferir si es mejor o no que la estirpe de la que viene, pero sin dudas está a la altura, con encanto y efectividad, siendo su digno heredero.

Pistas Favoritas:

  • Overdrive
  • Silent Howling (tradicional y en 8 bits)
  • Call of Eternity
  • Gears of Fortune
  • King of Kings
  • Cursed Orphan
  • Theme of Gabel

Acerca de Carlos M. Almendra

Se integra a Los Noobs tras una destacada carrera en varios clubes, incluyendo Resident Hit S.A. (2002-2005), Televitos F.C. (2005-2009), A.S. Niubie (2009-2013), C.S.D. ColeMono (2013-2014) y Club Atlético PlayStation (2014-2017). Llega con el pase en su poder. Generalmente fue titular. Le anotaron un par de goles. // Xbox Live: AlmendraManX // PSN: AlmendraMan_X

Ver todas las entradas de Carlos M. Almendra →