Review de Bloodstained Ritual of the Night: Metroidvania purasangre

Bloodstained: Ritual of the Night

Hubo una era donde los proyectos vía Kickstarter lo eran todo, una suerte de rito que ayudaba a hacer realidad esos juegos que nadie más quería ofrecer. Mighty Nº 9 fue el mejor y peor ejemplo de lo que puede suceder: convocó a una comunidad sedienta de un nuevo Mega Man, pero Keiji Inafune y compañía no supieron detenerse, ni cuándo decirse basta, terminando en una ejecución que apuntaba a tantas cosas (y metas… y plataformas) que terminó haciendo todas mal. Ese miedo empapó al resto de las campañas de ese tipo, pero a pesar de la espera y de los posibles prejuicios Bloodstained: Ritual of the Night es exactamente el juego que prometió ser.

Bloodstained es un metroidvania puro y duro; acción, exploración, aventura y tintes de rol en intrincados mapas inspirados en el diseño del soberbio Super Metroid, mezclados con el estilo de juego de Castlevania más otras tantas ideas que son añejas, pero su ejecución es tan efectiva y tan escasa en la oferta actual que resultan una agradable cruza entre frescura y añoranza de otros tiempos.

Este título sigue la línea de lo hecho por Dangerous Driving (una suerte de tributo no oficial de una querida fórmula/saga) pero la profundiza. RotN es nuevo y original, tomando las ideas base (los conceptos “grandes éxitos” del gameplay de Castlevania) y extendiéndolas, sin detenerse en la mera imitación. Mezcla detalles de Symphony of the Night con conceptos de los juegos de Castlevania lanzados en GameBoy Advance y en Nintendo DS, con un resultado nuevo pero familiar.

Bloodstained: Te pregunto… en el nombre de la Luna

Debido al mencionado fantasma de Kickstarter o debido a los constantes retrasos que sufrió (originalmente, estaba contemplado que Bloodstained apareciese en el mercado en 2017), mucha gente busca acallar esas dudas. Por ello, habiendo estado en esa trinchera, en este artículo intentaré responder de la mejor manera posible:

¿Molesta que el juego sea en 2,5D? No, para nada. Puede que exista algo de ruido visual por este cambio (versus el clásico 2D en pixeles de las entregas de la saga madre de Konami), pero lo olvidas con relativa rapidez y facilidad. Destaco además el buen trabajo de animación, al punto que -reitero- olvidas que se trata de un juego en 3D en Unreal Engine.

¿Y qué tal el diseño de personajes y los gráficos? Los personajes lucen bien a distancia pero pierden cuando pasan a primer plano en las narrativas, su estilo luce más bien sencillos y en su lugar (en vez de los modelos en tiempo real) podrían haber usado arte en 2D. Los jefes son 50% del montón, con diseños apagados y bien poco inspirados, versus el otro 50% con diseños y batallas memorables, haciendo guiños hermosos a la herencia de Castlevania. Finalmente, tiene espacio a ser optimizado en las consolas vainilla porque si bien tiene pausas y algunos retrasos visuales, que se dejan notar bastante cuando ocurren (y ojo con la versión de Switch, que al momento de escribir esta review no tenía buenas impresiones en lo técnico ni en su rendimiento).

Bloodstained: Ritual of the Night

¿Es corto? ¿Cuenta con dos castillos? Aunque no, cuenta con un solo castillo, su duración es bastante decente, considerando la escala del juego. Llevo algo así de 14 horas de juego, con un 99% del mapa… e hice trampa buscando algún consejo en la red de redes. Si hubiese jugado a la antigua, quizás habría llegado a las 20 horas para estar donde estoy.

¿Qué tal la música? Michiru Yamane se repite el plato (compositora de Symphony of the Night) y, extrañamente, no tengo problemas con la música pero sí con su ejecución. Las tonadas están en su escuela, en el terruño que ella nos tiene acostumbrados, aunque más cargada a la orquesta que al rock que asomaba en la entrega de PlayStation. Están bien, suenan familiares pero nuevas, varias son bastante oreja e incluso evocan las emociones de Symphony (como la de la pantalla de selección de archivo al inicio o del primer nivel) y, sin embargo, se nota que había poco presupuesto en esta área. Lo orquestado suena reducido, de bajo despliegue, quitándole algo de punch al impacto auditivo de una buena banda sonora. Cerrando lo auditivo, los efectos de sonido en general están sobre la media y muy ecualizados con la fantasía que evoca, sonando tal y como uno creería suena el mundo del Bloodstained.

¿Y qué onda la historia? Va de menos a más, comenzando con elementos comunes con Castlevania: enemigos mágicos, demonios, monstruos y similares. El principal tropiezo es el exceso de narrativa inicial; demasiadas pantallas de texto que parecen un estorbo al ritmo, que cuenta con diálogos inocuos y personajes con una insabora impresión inicial. Irónicamente, este exceso de narrativa es al inicio, mientras se presentan personajes y se establece la historia. Posteriormente los diálogos son más puntuales, menos continuos e incluso más sabrosos (incluyendo la voz de un competente David Hayter/Solid Snake) en una historia que parte en la intrascendencia y termina siendo menos relleno de lo que uno podría pensar.

Heredero de la Noche

Bloodstained: Ritual of the Night

Quizás no soy el mejor tipo para hablar de Bloodstained: tengo demasiado apego y cariño por Symphony y toda la saga, haciendo que mi visión sea parcial y más emocional de lo recomendado. O quizás un tipo como yo es el más indicado para hablar de Bloodstained: este proyecto fue hecho para gente como uno, que rememora los viejos tiempos cuando Castlevania era un nombre de estirpe y un sinónimo de calidad, uno que apoyo el proyecto apenas fue anunciado en Mayo de 2015.

El ejercicio realizado por IGA y compañía tiene mucho mérito en múltiples áreas. Entregan un juego correcto y cumplidor, efectivo y carismático, de controles precisos y excelente sentido del equilibrio en la dificultad. Los desarrolladores entendieron muy bien a su audiencia, su propia fórmula y las expectativas generales de su audiencia. Manejaron de maravillas el escenario externo, las dudas, el timing de los anuncios, los cambios de estilo visual y cómo comunicar los retrasos en lanzamiento. Bloodstained no es más de lo que debía ser; es exactamente lo que quería ser y yace ahí su principal fortaleza.

Hacía rato que un juego no me daba en tantas áreas lo que yo quería. Me mantuvo pegado a la pantalla 3 días seguidos, con mi imaginación secuestrada en mis tiempos libres, pensando en dónde me faltaba ir o en esa adorable ceguera de mirar el reloj, esperando salir del trabajo para llegar a casa y continuar jugándolo. Además, evoca épocas ya extintas con bastantes secretos, áreas escondidas y aspectos del gameplay que invitan a la exploración, la deducción y a la intriga a la antigua, desafiando al jugador tal y como si no existiese internet. Tiene problemas técnicos, de ritmo en su inicio y en detalles pero lo que hace bien lo hace tan bien, que pasan a segundo plano.

Bloodstained: Ritual of the Night

Es cierto, Ritual of the Night no busca nuevas audiencias. Fue hecho, pensando, financiado y dirigido a quienes son viudos de Symphony of the Night, de Aria of Sorrow, de Order of Ecclesia. Es un juego que pidió la confianza y la paciencia de la comunidad, y creo entregó honestidad y cumplió con su promesa. No sé si es más memorable o mejor hecho que las mencionadas entregas clásicas, pero sin dudas es digno de su legado, sin miedos, sin concesiones, sin quedar a su sombra. Una receta de 1997 con ingredientes de 2019. Un Metroidvania de tomo y lomo, uno de sangre azul que busca reclamar su corona. Un Bloodstainedvania.

Review realizado con copia del juego adquirida por el autor.

Acerca de Carlos M. Almendra

Se integra a Los Noobs tras una destacada carrera en varios clubes, incluyendo Resident Hit S.A. (2002-2005), Televitos F.C. (2005-2009), A.S. Niubie (2009-2013), C.S.D. ColeMono (2013-2014) y Club Atlético PlayStation (2014-2017). Llega con el pase en su poder. Generalmente fue titular. Le anotaron un par de goles. // Xbox Live: AlmendraManX // PSN: AlmendraMan_X

Ver todas las entradas de Carlos M. Almendra →