Capcom: Hijos del sol (re)naciente

Resident Evil 2

Al igual que otras compañías niponas al final de la década pasada, Capcom se vio en una encrucijada con la globalización: Continuar fiel a su estilo local o “abrirse al mundo” occidentalizando su fórmula. En 2009, contaba con buena salud económica (gracias a las tremendas ventas de Resident Evil 5) y decidió lo segundo, globalizando sus nombres y “modernizando” (lo que ellos entendieron por modernizar) sus propuestas. Y con ello, comenzó a llegar la noche.

Resultado de este cambio de dirección aparecieron pequeñas grandes joyas, como Bionic Commando Rearmed y Duck Tales Remastered. Sin embargo, la mayoría se quedó en buenas intenciones con poco tino. Dark Void, Lost Planet 3, Asura’s Wrath o Remember Me fueron resultado de esta decisión, de ese norte extraviado. Capcom ya no era el gran referente. Fue entonces que decidieron volver a las grandes glorias, impulsando con todo esa superproducción llamada Resident Evil 6. Tiraron la casa por la ventana, prácticamente cada recurso importante disponible (económico y humano) fue destinado al RE más ambicioso jamás hecho hasta entonces. Si el juego no tenía éxito, era probable que toda la compañía estuviese en riesgo.

Si bien los críticos se dividieron y no logró cumplir con las metas iniciales de venta, Resident Evil 6 se transformó en ese momento en el tercer juego mejor vendido de la historia de Capcom. Como síntoma de lo que sucedía, Resident Evil 6 es un excelente ejemplo: muchas ganas, mucho anhelo, mucho trabajo, poca dirección, una crisis de identidad. Los fans ya no conectaban con los juegos de la compañía, que parecía casi un fantasma de sus viejas glorias. El posterior lanzamiento de capa caída de Street Fighter V sólo ayudó a alimentar esa imagen. Y nada que decir de Resident Evil: Umbrella Corps porque de ciertas cosas es mejor no hablar.

2017 partía igual, con el motor entre fundido y a media máquina, con el lanzamiento de Marvel vs Capcom: Infinite. Pero, sin aviso, comenzó un cambio; tras contar con uno de los tráilers más memorables de E3 2016, Resident Evil 7 fue lanzado cumpliendo con todas sus credenciales, con un juego que -extrañamente- se alejaba de la fórmula tradicional pero acercándose al alma original de la saga, esa que enamoró a muchos. Con cautela y quizás tanteando el terreno para futuros planes, Monster Hunter Generations hizo de las suyas con gran constancia en 3DS. Y apelando a la nostalgia y a las fortalezas de su vieja escuela, aparecían en consolas de sobremesa compilados como The Disney Afternoon Collection y Mega Man Legacy Collection 2.

2018 continuó con calidad y constancia, por sobre cantidad y humo. Monster Hunter World la reventó en la crítica y en las ventas, superando con creces las expectativas y siendo uno de los mejores juegos del mencionado año. Para los clásicos, compilados arcade (Capcom Beat’em up Bundle), compilados consoleros (Mega Man X Legacy Collection 1 y 2) e incluso el estreno de Mega Man 11. Trás años de espera y con una fanaticada a la defensiva, logró lo que parecía imposible. Y fue así que Capcom encontró lo que debía hacer: ser ellos mismos.

Mega Man 11

Sé que suena al cliché (“la respuesta siempre estuvo en tí”), pero los hechos demuestran que no había que buscar afuera. La fórmula era sencilla: tener un pie en el pasado y otro en el presente. A los jugadores clásicos darles la posibilidad de revivir viejas glorias con compilados o remasterizaciones. A esos jugadores que desean algo más, les entregas una nueva entrega de una querida saga. A los fans que no quieren más de lo mismo pero tienen su corazoncito, les das un monstruo como Resident Evil 2 Remake de 2019.

Lo de Capcom es impresionante. Hace apenas 2 años hablábamos pésimo de una compañía que era la sombra de lo que alguna vez fue. Ya hubo amagues de mejora en la segunda mitad de 2017, lo vimos a toda capacidad en 2018 y con lo poco que llevamos de 2019 podemos comprobar que no fue suerte, no fue de chiripa. Tantean el terreno de la fanaticada con una reedición de Onimusha, para ver si vale la pena más seguir remasterizando o derechamente desarrollar una nueva entrega. Resident Evil 2 marcó con sangre (pun intended) lo que podemos esperar de este año y si bien quería esperar su salida, todo indica que Devil May Cry V puede ser el juego más exitoso (en crítica y ventas) de la saga.

“La necesidad es la madre de la inventiva”, reza el dicho. Capcom estaba en una necesidad tremenda; recuperar su identidad, su estampa, su lugar en juegolandia. Aquí hubo visión a largo plazo, se realizaron las preguntas adecuadas: ¿Qué tenemos que podamos aprovechar de la mejor manera? ¿En qué somos buenos? ¿Qué juegos queremos hacer?. En los límites y la presión, entendieron mejor todo; para qué recorrer el mundo buscando algo, si la respuesta siempre estuvo en casa.

Como jugar Onimusha Warlords

Lo que ha hecho Capcom es tremendo. Su trabajo, propuesta y recuperación ha sido tan rápida y efectiva que olvidamos cuál era la imagen de la compañía hace apenas un par de años. Esa imagen fue la que hacía temer por Resident Evil 7, por el remake de Resident Evil 2, por el futuro de Capcom completo.

Con pie en el pasado, el otro en el presente, la mirada en el futuro. Valentía, porfía y decisión cuando lo más fácil era seguir viendo como el resto marcaba el paso, mirando fotos viejas y recordando pasadas glorias. Lo que está haciendo Capcom no es coincidencia y va a seguir así; se acabó la época de dar golpes en la oscuridad, esperando atinarle a algo. Concilió su pasado con su futuro; el que es buen juez, por su casa empieza.

PD: El renacer de Capcom puede ser excelente ejemplo a seguir para compañías niponas que perdieron su rumbo. Konami podría seguir el calco de lo hecho por Capcom y sería, por lo menos, bien visto. Compilados de arcades (4 Player Mayhem Collection: Sunset Riders, TMNT, TMNT Turtles in Time, Bucky O’hare, Crime Busters), compilados consoleros (The Contra Collection: Contra, Super C, Contra III, Contra: Hard Corps). Ver, tal y como fueron, de regreso a CastleVania, Gradius, Mystical Ninja, Twin Bee, Spakester; mejor el volverlos a ver que mirarlos hacia el baúl de los recuerdos, quedando cada día que pasa más en el olvido. Por lo menos, comenzar por ahí.

PD2: Y esa etapa oscura fue la que gestó al gratuitamente maltratado DmC, un gran Devil May Cry que ojalá algún día pueda redimirse. Si puede, dele una vuelta.

Acerca de Carlos M. Almendra

Se integra a Los Noobs tras una destacada carrera en varios clubes, incluyendo Resident Hit S.A. (2002-2005), Televitos F.C. (2005-2009), A.S. Niubie (2009-2013), C.S.D. ColeMono (2013-2014) y Club Atlético PlayStation (2014-2017). Llega con el pase en su poder. Generalmente fue titular. Le anotaron un par de goles. // Xbox Live: AlmendraManX // PSN: AlmendraMan_X

Ver todas las entradas de Carlos M. Almendra →