Control: El nuevo juego de Remedy apuesta fuerte por la narrativa y la tecnología

Featured Video Play Icon

En el pasado E3, Remedy presentó Control, un juego de una nueva franquicia que significa un cambio respecto a lo que han venido haciendo durante los últimos años al lado de Microsoft y Xbox.

Por ahora no es mucho lo que se sabe de ese juego, excepto que su protagonista se llama Jesse Faden y que al igual que los títulos anteriores de Remedy, se trata de una aventura para un jugador y con un fuerte énfasis en la narrativa y la historia, en linea con la reputación que se labró el estudio finlandés con los dos primeros Max Payne, Alan Wake y Quantum Break.

Pero esos dos últimos juegos estuvieron en cierta forma amarrados a Microsoft y Xbox; Alan Wake salió primero en Xbox 360 y Quantum Break en Xbox One. Ambos fueron bastante buenos, pero por diversos motivos no consiguieron tantos resultados como para que la relación entre Remedy y Xbox se mantuviera en el tiempo.

En el caso de Control, que el juego salga en PC no solo es importante por un tema de alcance, sino también porque el juego tendrá soporte para las nuevas tarjetas que presentó NVIDIA hace unos días que buscan masificar la tecnología llamada raytracing. En Gamescom 2018, el estudio publicó un tráiler tipo demo técnica mostrando Control con raytracing, que resalta principalmente todo lo que tiene que ver con la iluminación.

Este asunto no es menor, tomando en cuenta que tanto Quantum Break y especialmente Alan Wake descansaban mucho en el sistema de iluminación. Notable fue el caso de Alan Wake, para el que incluso hubo que hacer concesiones técnicas en otros aspectos con tal de que la iluminación tuviera un nivel no igualado en esa generación de consolas (amén de que la linterna y las bengalas eran clave en las mecánicas de juego):

Con raytracing y las tarjetas de NVIDIA, el juego debería ganar varios enteros en ese aspecto. Eso sí, hasta ahora no hay muchos detalles sobre lo que Remedy está trabajando, aunque una cosa es evidente: el ADN de sus dos juegos anteriores está absolutamente presente.

No cabe duda que Alan Wake y Quantum Break fueron juegos especiales, más allá de que no tienen status de obra maestra o juegos perfectos. Pero sí es innegable que Remedy creó productos un poco diferentes a lo tradicional, apostando fuerte por la narrativa (sin dejar de lado todo lo demás).

A mi en lo personal este juego me tiene interesado porque soy de los que disfrutó mucho Alan Wake, más allá de saber que algunas cosas no estaban del todo refinadas. Pero los juegos de Remedy hasta ahora todos han tenido una suerte de aura que los hace diferentes y a la vez muy propios de ellos.

Control saldrá el 2019 en Xbox One, PlayStation y PC. Y si son millonarios y tienen una RTX de NVIDIA, le podrían sacar el jugo a la parte gráfica.

Acerca de Raúl Estrada

Escribí sobre videojuegos y tecnología por muchos años, no pretendo parar ahora.

Ver todas las entradas de Raúl Estrada →