Review de Crash Team Racing Nitro-Fueled: Una impecable modernización

Featured Video Play Icon

Cuando salió el original Crash Team Racing para PS1, nunca lo jugué. En esa época yo jugaba todo en PC y las consolas las miraba de lejos, particularmente la PS1. No gustaba como se veían los juegos, tampoco me gustaba el control y además todavía tenía a Nintendo como la mejor empresa haciendo consolas y juegos de plataformas o de karts en general. Por lo tanto, esta versión es mi primer acercamiento real al juego  se da con este Crash Team Racing Nitro-Fueled. “OK, por fin voy a conocer el famoso CTR”, fue lo primero que pensé, “y así sabré por qué la gente lo tiene en tan alta estima”.

La pregunta era entonces con qué tipo de juego me iba a encontrar, si con un clon de Mario Kart o algo por el estilo. Y lo cierto es que mi primera impresión al ver las pistas fue que efectivamente está muy inspirado en el juego de Nintendo y tanto así que algunos circuitos me parecieron demasiado similares a otros que he visto en Mario Kart a lo largo del tiempo.

Pero una vez empezando el modo aventura quedan más claras las diferencias entre uno y otro juego. De hecho, CTR tiene un sistema similar al del mítico Diddy Kong Racing, con una especie de mundo hub desde el que se accede a las diferentes pistas. Y el fin es salir primero en todas las carreras para desbloquear una carrera contra un jefe y así conseguir una llave y abrir el camino al siguiente mundo. Este sistema me pareció un poco “extraño” al comienzo, porque la verdad es que yo esperaba algo más en linea con una copa tradicional de Mario Kart. Que aquí si existen, pero no son el modo principal de juego porque CTR está lleno de cosas para desbloquear y para eso es casi obligatorio ir avanzando en el modo aventura.

Crash Team Racing, ahora potenciado por Nitro

Crash Team Racing Nitro-Fueled

Y aquí es donde, creo yo, está la principal diferencia y a la vez el mayor atractivo de Crash Team Racing, que es un poco más difícil que el juego común de karts. Además de la agresividad del resto de competidores está el hecho de tener que salir en primer lugar para progresar en el juego y eso significa que, aparte de tener un poco de suerte, hay que manejar muy bien la mecánica de derrapes.

Derrapar en este juego funciona igual a todos los otros juegos de karts, saltando antes de girar y activando el turbo en el momento preciso. Los más fans de este género sabrán que dominar esto es crucial para ganar y reducir al mínimo las chances de que un proyectil de último minuto haga perder una carrera; y en ese aspecto, Crash Team Racing Nitro-Fueled no perdona. En el modo aventura, esto se traduce en repetir ciertas carreras unas cuantas veces porque solo sirve salir primer y aún en la dificultad normal, algunos jefes son canallas.

Tal vez esa dificultad sea la razón de que a esta reimaginación de Crash Team Racing se le agrega una versión nueva del modo de aventura. En este modo, se pueden hacer cambios entre carrera y carrera, ya sea para cambiar el diseño del auto o agregarle stickers o lo que se va desbloqueando. Pero más importante aún, en este modo se puede cambiar de personaje. Y esto ayuda mucho porque algunos personajes son más útiles para algunas pistas que para otras. Por ende, la limitación que asumo existía en el juego original de terminar todo el modo aventura con un solo personaje, ya no existe más.

Crash Team Racing Nitro-Fueled

De todas maneras, esto es solo una opción dentro del juego ya que también existe el modo aventura clásico que se juega con un solo personaje de principio a fin, sin opciones de personalización ni nada por el estilo. Y me parece bien que exista este modo como guiño al original, aunque creo que la mayor parte del público querrá poder modificar sus personajes y aprovechar las monedas y los premios que tanto cuesta conseguir en cada carrera.

Cuando probé una demo del juego, unos meses antes que saliera, una de las cosas que me llamó la atención fue algo medio crucial para una, creo yo, mínima parte del público: Nitro-Fueled no se muestra a 60 cuadros por segundo sino a 30. Sí, el original también corría a 30 cuadros por segundo pero desde entonces ha pasado harto tiempo y además, en general, los juegos de carrera son los que más se benefician de un mayor framerate.

Aún así, este remake de CTR no se controla mal ni nada por el estilo. Los movimientos de los karts son muy responsivos y dentro de todo, el juego se ve fluido debido al efecto motion blur y también porque no hay caídas en el framerate que sean notables, no al menos en la versión de PS4 Pro que es la que estoy jugando.

Por una parte se podría decir que la decisión es cuestionable porque pese a que el juego se ve bien, no parece que esté exprimiendo la consola o algo por el estilo. Y por otra parte, lo cierto es que no a mucha gente esto del framerate realmente le importa. O, dicho de otro modo: la mayoría de la gente no nota la diferencia entre 30 y 60 cuadros por segundo más allá de que quizás a 60 todo se mueve un poco más suave.

Crash Team Racing Nitro-Fueled

Luego de hartas horas con Crash Team Racing Nitro-Fueled, finalmente saco dos conclusiones. La primera es que, sin haber jugado al original, puedo entender el amor por un juego como este porque más allá de haberle robado ideas a Mario Kart o Diddy Kong Racing, realmente está bien hecho. Dejando de lado la parte visual moderna, la base en general se siente muy firme tanto en el manejo de los autos como en el diseño de las pistas y los distintos tipos de personajes. Esta reimaginación de CTR es super sólida, tiene una presentación muy 2019 pero aún así mantiene el espíritu adolescente de los personajes originales y de su época original.

Y la segunda conclusión que saco tiene que ver más con los juegos de karts general que, hasta el día de hoy siguen sin sacudirse de ese componente medio aleatorio que hace que uno pueda perder carreras no porque jugó mal, sino porque simplemente la CPU está programada para generar un feedback loop negativo que mantenga siempre las carreras cerradas, evitando que el primero se aleje demasiado o ayudando al último para que siempre tenga opciones de acercarse.

Eso sí, aquel es un tema que da para discusión aparte. Lo importante es que Crash Team Racing Nitro-Fueled es un producto bien apretado, con harto contenido y sin puntos débiles con la leve excepción de los 30 cuadros por segundo. Que, insisto, más allá de lo que se pueda criticar, es muy probable que no le importe a nadie de los que disfrutaron el original.

Review realizado con una copia del juego facilitada por Activision.

Acerca de Raúl Estrada

Escribí sobre videojuegos y tecnología por muchos años, no pretendo parar ahora.

Ver todas las entradas de Raúl Estrada →