Review de Dangerous Driving: El esfuerzo de la banda tributo

Burnout. La primera palabra de este análisis de Dangerous Driving debía ser Burnout. La saga de carreras arcade desarrollada por los ingleses de Criterion nació en 2001 (y publicada por Acclaim) tenía una identidad especial, que premiaba el tomar riesgos al conducir, la agresividad ante tus competidores y un motor gráfico que con dientes y uñas trataba de jamás soltar sus 60 cuadros por segundo.

“Previamente, en Burnout…”

En 2004, tras la quiebra de Acclaim, EA compró a Criterion y en conjunto ese mismo año lanzan Burnout 3: Takedown, el juego que definió de forma sólida las bases y la identidad con que la saga terminó de hacerse popular en todo el mundo. Luego vinieron refinaciones a la fórmula (con Burnout: Revenge), algunos refritos con magia, extraordinarios experimentos como Black (acción en primera persona, para PS2 y Xbox, 2006) y el lanzamiento del incombustible Burnout Paradise, juego que recién en agosto próximo cerrará sus servidores de juego online para PS3 y Xbox 360.

A ver. Si vengo a leer un análisis de Dangerous Driving (lanzado el pasado 9 de abril en PC, Xbox One y PS4), ¿por qué tanto texto para Criterion? Sencillo: porque es parte integral de la razón de ser de este juego, de sus puntos altos y bajos e incluso de su estudio desarrollador, Three Fields Entertainment.

Me explico. Tras el lanzamiento de Burnout Paradise y ante el leve pero continuo agotamiento de carisma e identidad de Need for Speed, EA dejó a Criterion a cargo de ese buque. Hicieron lo que pudieron, fusionando las características sello de Burnout con la identidad de NFS hasta que, eventualmente, se transformaron en un mero estudio de apoyo. Poco quedó de ese equipo creativo, para quedar relegado al asiento del copiloto, aportando en ciertas áreas del desarrollo de Star Wars Battlefront y Battlefield. Al ver que se venía ese escenario, los creadores y cabecillas de Criterion dejaron EA para ‘volver a hacer juegos divertidos’ y crearon en 2014 Three Fields Entertainment, estudio desarrollador de Dangerous Driving… un juego que intenta tomar el asiento que Burnout dejó vacío.

Dangerous Driving y Burnout: Peligrosamente parecidos

Este título es un espejo a los puntos más reconocibles de Burnout, comenzando por su jugabilidad: carreras de automóviles en que puedes hacer chocar a tus rivales y mientras más peligroso sea tu estilo de conducción (ir contra el tránsito, pasar cerca de otros autos sin chocar, derrapar en una curva yendo al máximo, etc), más recompensas de nitro y velocidad podrás lograr.

La herencia de Burnout está tan presente que es innegable en el estilo de sus menús (que evocan sin asco alguno a Burnout 3). Sus modos de juego: race (carreras, duh), road rage (hacer chocar la mayor cantidad de veces a tus rivales), face-off (carrera uno a uno con un vehículo experimental que desbloquearás si vences a tu rival), pursuit (persecución policial para evitar la fuga de rivales en X tiempo), heatwave (carrera sin poder hacer chocar a tus rivales, que permite hacer turbos ilimitados mientas no sueltes el botón de nitro), entre otros.

Su modo carrera está dividido por categorías de vehículos (sedans, SUVs, coupes y varias clases de súperautos, cada una con sus eventos respectivos), haciendo que la duración del juego sea más que aceptable, con un total de 69 eventos/carreras en las que puedes obtener bronce, plata, oro e incluso platino, ofreciendo variedad y gran vida útil a este título.

Visualmente, Dangerous Driving es competente. Corre bajo Unreal Engine 4 y se nota, con una grata e innegable sensación de velocidad y de vértigo. Sin embargo, presenta problemas; en las consolas tradicionales (PS4 y Xbox One) corre a 30 cuadros por segundo, rompiendo la racha de Burnout de apuntar a 60 cuadros por segundo en las consolas base desde 2001. El juego luce bien y cumple… pero la sensación se ve ensombrecida por esta medida (que apunta y mayormente cumple con 60 fps en Xbox One X y PS4 Pro).

Por otro lado, tras hacer chocar a tus rivales (hacerles un takedown), el motor de deformación de los vehículos chocados es más bien limitado y podrían haber tenido un poco más de impacto tanto auditivo como -sobretodo- visual. Sí, los choques son agradables y cumplidores, pero no tienen el mismo nivel de violencia que en su saga madre. Algo les falta. Mismo caso para los efectos visuales; las chispas y restos aparecidos en carrera no lucen mal, especialmente gracias al logrado sentido de velocidad en carrera… pero al verla tras un choque y con mucho menos movimiento, deja ver sus ripios y limitantes (como que las chispas giran junto al vehículo mientras este se vuelca, en la misma trayectoria que el auto, en lugar de tener dirección independiente).

Finalmente la música o, más bien, la ausencia de ella. Más allá del tema del menú inicial. Dangerous Driving no tiene música. Ni canciones recicladas, de bandas desconocidas o pistas de audio sucedáneas para llenar el silencio. Nada. Como alternativa/solución, Dangerous Driving cuenta con integración de Spotify, para poner tus canciones favoritas de fondo y controlar su flujo (avanzar y retroceder pista) a través de la cruceta direccional del control. Siendo Chile un país donde el servicio de la pelota verde pega fuerte, resulta ser una gran solución, ingeniosa y recursiva. Sin embargo, en otros lares donde este servicio no es popular o derechamente para quienes no sean usuarios Premium de espotifai, quedan 2 alternativas: copiar a una memoria USB tus canciones favoritas para conducir de fondo y reproducirlas desde el mismo media player de la consola mientras juegas… o jugar sólo oyendo el ruido del motor, del camino y del resto de los vehículo.

Dangerous Driving: ¿Qué le pasa, qué le pasa, que no arranca?

Dangerous Driving es un buen intento de encender el motor que Burnout apagó hace tanto tiempo. Tiene problemas y serias limitantes: ausencia de música, no hay autos reales ni marcas licenciadas, corre a 30 fps en consolas estándar, problemas de programación leves pero existentes y pocas ideas nuevas… y ninguna de ellas me resulta problemática. Este juego quería ser el mejor y más honesto intento de entregar un nuevo Burnout, y con esa tarea en mente cumple con creces. Three Fields (el mencionado estudio desarrollador fundado por los creadores originales de Criterion) se transformó, de forma extraña pero real, en una suerte de banda tributo de ellos mismos y de sus mejores discos, pero con diferencias y aspectos de su desarrollo que no deberían importarles a todos, pero que dan contexto.

Dangerous Driving fue desarrollado por un equipo de 7 personas en total, con un presupuesto de dinero y tiempo extremadamente limitado, lo que les obligó a priorizar en demasía (como referencia, Burnout 3 contó con un equipo cercano a las 100 personas). Por este motivo, esta entrega no cuenta con aparatado en línea, pero trabajan en ello y estará disponible como actualización gratuita en mayo.

De momento, el juego promedia entre 63 y 70 en Metacritic según plataforma… y creo que en este caso las notas no son de fiar, no porque merezca mejor puntuación (merece esas notas, ojo), sino por lo subjetivo de la mirada según cada jugador. En vista de las limitantes extremas de recursos durante su desarrollo, la ausencia de alternativas reales a juegos como Burnout en el mercado, su precio budget ($30 dólares) y la sensación que me dejó como fan con su resultado final, creo que Dangerous Driving logra ser lo que se propuso: dar una alternativa a los viudos de Burnout, en especial del 3.

Ya llevó dos semanas jugándolo y me queda claro que no es para todos y no ignoro los “peros” que tiene… aunque, cada vez me importan menos. Me encantaría ver de qué son capaces estos muchachos con más tiempo, más gente y más plata.

Acerca de Carlos M. Almendra

Se integra a Los Noobs tras una destacada carrera en varios clubes, incluyendo Resident Hit S.A. (2002-2005), Televitos F.C. (2005-2009), A.S. Niubie (2009-2013), C.S.D. ColeMono (2013-2014) y Club Atlético PlayStation (2014-2017). Llega con el pase en su poder. Generalmente fue titular. Le anotaron un par de goles. // Xbox Live: AlmendraManX // PSN: AlmendraMan_X

Ver todas las entradas de Carlos M. Almendra →