Sekiro ya tiene un modo fácil de verdad (en PC): Sekiro The Easy

Sekiro: Shadows Die Twice

Después de meses de alegatos, discusiones y argumentos de lado y lado de los que estaban a favor y los que no, finalmente llegó. El modo fácil de Sekiro es una realidad y se llama Sekiro The Easy.

Este easy mode es un mod para la versión de PC que ajusta varias cosas del juego para que la experiencia sea mucho más llevadera para aquellos que encuentran la original más complicada. Entre otras cosas, aumenta el poder de ataque, de defensa y de resistencia de Sekiro:

  • Ya no hay muertes por Terror
  • Aumenta el poder de ataque, de defensa y de resistencia
  • Aumenta el ratio de descubrimiento de objetos
  • Aumenta el tiempo de duración de las modificaciones temporales a las armas
  • Elimina el daño por caídas
  • El Puppeteer Ninjutsu ahora tiene tiempo de duración infinito
  • Los emblemas espirituales son infinitos

Como notarán los que ya han jugado Sekiro, algunos de los puntos de la lista tienen más influencia que otros en el juego. A mi juicio, uno de los más importantes es el de los emblemas infinitos, porque gracias a esto las armas protéticas se pueden usar a destajo contra algunos jefes. Y si ya existen maneras de trampear unas batallas con armas prostéticas limitadas, imaginarán el desenlace.

Es cierto que ya existían algunos mods para bajarle la dificultad a Sekiro, pero aquellos funcionaban de otra forma y no modificaban tantos parámetros estadísticos como este; particularmente, el mod conocido como FPS Unlock permitía modificar la velocidad del juego o el personaje principal, haciendo el juego más fácil (o más difícil) a gusto del usuario.

Pero este Sekiro The Easy ya parece un mod más completo y que probablemente haga las delicias de aquellos que se quedaron en algún jefe y luego dejaron el juego tirado. No los culpo.

Por cierto, este mod se suma a ese otro maravilloso que le daba a Sekiro el sistema de combate de Bloodborne.

Acerca de Raúl Estrada

Escribí sobre videojuegos y tecnología por muchos años, no pretendo parar ahora.

Ver todas las entradas de Raúl Estrada →