Need for Speed Heat: La necesidad de identidad

Featured Video Play Icon

Need for Speed era un grande en la industria, viviendo sus días de gloria máxima entre 2003 y 2005. Utilizando inteligentemente (y con poca vergüenza) el impulso a las carreras clandestinas dado por el fenómeno cinematográfico de Fast & Furious, la saga llegó a una nueva audiencia, con una propuesta fresca, atrevida, clara y altamente pegajosa.

EA y Need for Speed marcaron una era, con un éxito arrasador. Apareciendo en multitud de plataformas, NFS Underground, Underground 2 y Most Wanted 2005 vendieron más de 10 millones de copias cada uno. Un titán comercial que era referente y la envidia de la industria, siendo un favorito de jugadores de todas las edades y latitudes del planeta.

Sin embargo, ningún éxito es eterno. Need for Speed intentó reinventarse; en 2006 con NFS Carbon, en 2007 con NFS Pro Street y otras posteriores entregas anuales, las cuales no conectaron con su público. Algo les faltaba, su encanto estaba a la baja y también sus ventas. Hubo más intentos de reacción; la propuesta más cercana al cine de acción y una carrera contra el tiempo que fue NFS The Run o la cruza entre NFS y Burnout que fue Most Wanted 2012… pero los números nunca volvieron a ser los de antes. Menos, la sensación ambiente y la expectación que generaba la marca en la comunidad de usuarios.

Need for Speed Heat

La necesidad desde 2015 a la fecha…

Esta generación ya ha contado con dos entregas; la primera, llamada simplemente Need for Speed (2015) y NFS Payback (2017), ambas con un aparatado visual particularmente atractivo, gracias al uso del motor visual Frostbite de DICE (estudio de Battlefield). Y recientemente, EA confirmó los rumores y anunció NFS Heat, una nueva entrega para finales de este 2019.

Need for Speed Heat vuelve a apelar a lo que han sido sus pilares por más de 15 años; carreras ilegales, escapes de la policía, vehículos exóticos y enchulados (al punto de parecer un Transformer) y mucha cultura callejera. Algo de mérito hay que darle a EA, ya que este anunció sobrepasa el ruido generado por NFS y por Payback, que apenas parecían un punto distante en el radar de muchos, contando con poderoso uso de colores de neón ochentero, la personalización de vehículos (incluso desde una app exclusiva que se actualiza semanalmente), un aparatado social más atractivo y variedad de escenarios que se complementan entre sí (carreras legales de día y clandestinas de noche, cada una aportando distintos elementos y jugando con la idea que a mayor riesgo, mayor premio o castigo). Sin embargo y a primera instancia, parece que la saga continuará en crisis.

Desde NFS Underground 2, se incluyó cada vez con más fuerza la presencia de actores, de personajes de carne y hueso y de “drama”. Hubo excepciones, pero la tendencia fue a contar una historia, llena de personajes caricaturescos, competidores y policías risibles, al punto que rozar la parodia. Mientras Underground tenía diálogos mínimos y Most Wanted 2005 era una ridiculez tan mala que era buena (y lo mejor, casi siempre te podías saltar las escenas), siempre sus protagonistas estuvieron claros: los automóviles, la música y (en el caso de Most Wanted) la adrenalina de las persecuciones policiales. Eso se extravió la presente generación (sea por ejecución o por falta fuerza).

Need for Speed Heat

En 2019, ¿será el más buscado?

Temo por Need for Speed Heat, porque a primera vista veo que a grosso modo repetiría esos mismos ingredientes, con más fórmula y menos corazón. Su tráiler inicial dice que hay novedad y algo de propuesta, con riesgo, velocidad, adrenalina y “vivir al límite”… pero no lo inspira mucho. Obviamente mi impresión es muy prematura y falta mucho por ver, pero nada nos dice que vayan a dar un golpe de timón fuerte e intenten salir de lo que hace rato ya es su zona segura.

Hoy, a menos que haya mascotas o personajes conocidos (hola Mario Kart y Crash Team Racing), la pista está más pesada para los videojuegos del deporte tuerca. Peor, siento que EA y Ghost Games (el equipo de desarrollo) parece que no saben a quién le hablan (o no se deciden a hacerlo) ni piensan muy fuera de la caja. Intentan impresionar al videojugador más joven, a ese que no sabe de la importancia que tuvo Need for Speed y que no mira a la saga con cariño ni atención en una época donde los juegos de carreras están claramente a la baja.

Quizás le hablan al público equivocado, abandonando en su discurso a quienes sí recuerdan los días de gloria de la Necesidad por la Velocidad. Si no son capaces de golpear la mesa y reinventar NFS con todo, mejor volver a las raíces y hablarle a ese jugador que hoy tiene más de 20 o 30 años, con foco en vehículos ícono, con música pegajosa o que evoque la década pasada, además de énfasis en las carreras. No en las historias, no en los mundos gigantes y abiertos, sino en la sencillez, sino en la emoción y las ganas de presionar el acelerador y no soltarlo hasta que termine la carrera. He llegado a pensar incluso que si EA lanzara un compilado HD con los tres juegos clásicos mencionados (Underground, Underground 2 y Most Wanted 2005), vendería más que las presentes entregas y generaría más hype. Si es cosa de escuchar los temas de esos 3 juegos clásicos y, al rato, dan ganas de volver a jugarlos; cosa que la música de prácticamente ningún NFS ha logrado en sus últimas entregas.

Need for Speed Heat

Riesgo desde la misma fórmula

Este es uno de los casos en que me gustaría estar equivocado. De verdad sería un agrado ver un nuevo Need for Speed de tomo y lomo, uno que engache a la audiencia y que encantare como lo hizo la saga durante la primera mitad de la década pasada. Ahora bien, lo veo difícil, en una escena donde los juegos de carrera son más bien de nicho, con ejecutivos que parecen tenerle pánico al cambio y que buscan poner lootboxes y microtransacciones en cada esquina del menú. Una saga con crisis de estancamiento en varios puntos que, para peor, parece haber olvidado a los usuarios que la hicieron grande en primer lugar.

Veo a Need for Speed con una necesidad de identidad, y en EA están en búsqueda encontrando una propuesta atractiva… pero no sé si sea efectiva o baste para convencer a la audiencia. Después de lo revelado hoy en la gamescom, veo que NFS Heat es una mezcla de Underground, Most Wanted 2005, Pro Street, NFS World y GTA. Puede sonar algo atractivo en el papel, pero tras ver el registro de la saga la última década, perdonen mi desconfianza y quedo a la espera de ser convencido; recuerden que más no siempre es mejor… aunque si el marketing es efectivo y masivo, puede que venda bien.

En lo personal, veo que podrían usar a su favor la necesidad de nostalgia, no por otras épocas, sino nostalgia por esos NFS, por su identidad, música y emoción. La primera palabra al respecto la tendrá Need for Speed Heat, que aparece a la venta el próximo 8 de noviembre de 2019.

Acerca de Carlos M. Almendra

Se integra a Los Noobs tras una destacada carrera en varios clubes, incluyendo Resident Hit S.A. (2002-2005), Televitos F.C. (2005-2009), A.S. Niubie (2009-2013), C.S.D. ColeMono (2013-2014) y Club Atlético PlayStation (2014-2017). Llega con el pase en su poder. Generalmente fue titular. Le anotaron un par de goles. // Xbox Live: AlmendraManX // PSN: AlmendraMan_X

Ver todas las entradas de Carlos M. Almendra →