Featured Video Play Icon

E3 2019: La tormenta perfecta (Parte 1)

Google y Microsoft tienen mucho que demostrar, por diferentes motivos. Y no querrán estropear su chance.

Puede haber sido concebida como una feria para la industria, inversionistas y prensa, pero hoy es otra cosa. La E3, y particularmente E3 2019, ha debido adecuarse a los tiempos y hoy es la vitrina más grande del mundo de los videojuegos; es el momento donde cada compañía, publisher y desarrollador tira toda la carne a la parrilla, buscando cautivar a la audiencia global (desde empresarios hasta jugadores finales) y poner en marcha la ansiada expectativa positiva.

Es el momento en que la sensación, la imagen de un producto o título queda potenciada, manchada o (peor) pasa inadvertida. Es la instancia donde anualmente se marca el futuro de la industria, sea a corto, mediano o largo plazo y es cuando las empresas pueden dar sus mejores promesas, entusiasmar a su audiencia o capturar la atención de potenciales nuevos usuarios. Sin embargo, esta E3 2019 es (por lejos) la más inusual y de mayor expectación en años, la que comenzará a definir la escena consolera de la próxima generación.

Google Stadia: El nuevo del barrio

Comencemos por Google. Hace unos meses anunció en grande su entrada al mundo de los videojuegos con Stadia, una plataforma que busca cambiar el paradigma y explotar al máximo las posibilidades de la tecnología actual de internet y streaming.

Esta patada inicial (dada en el marco de la conferencia mundial de desarrolladores de videojuegos, la GDC) contó con mucha pirotecnia, grandilocuencia y confianza. La reacción al anuncio inicial fue poderosa y generó (a groso modo) bandos muy marcados: algunos creyeron y le dieron la bienvenida a Google a juegolandia… y otros que lo vieron con rechazo y desdén.

El pasar del tiempo fue poco generoso con esa primera aproximación a Stadia. La pirotecnia inicial ha pasado a una mirada más fría; “¿Pero qué realmente mostró Google, fuera de Assassin’s Creed, un par de demos técnicas y una pantalla de fondo de Doom Eternal?”. Una de las lecturas es que más que un anunció, fue un cortejo directo a los desarrolladores reunidos en la GDC, un “crean en nuestra propuesta, trabajen con nosotros”… mientras dudas sobre la latencia en los controles (retrasos entre lo hecho en el control y la reacción del personaje en pantalla), cuál sería el modelo de negocios y cómo los usuarios accederán a los juegos, comenzaron a ganar tracción.

La E3 2019 es EL MOMENTO (sí, no tendrán otro) en que Google podrá explicar, convencer, acallar dudas y enamorar a la comunidad. Los usuarios de videojuegos somos muy similares a los fans del fútbol; algunos con la camiseta bien puesta, eligiendo nuestro “equipo favorito” y otros que tienen clara su noción, una de simpatías más neutras, que son más fans del fútbol en general. En la misma línea, también (al igual que los futboleros) los usuarios de videojuegos tenemos tendencia a ideas preconcebidas, a que queremos “más tecnología” de una forma cuadrada, con mejoras gráficas, de menores tiempos de espera y de otros aspectos técnicos. Pero (irónicamente) también tenemos la tendencia a ser adversos al cambio, a que no nos modifiquen espacios o esquemas que creemos mínimos, básicos y casi sagrados.

Esta fórmula revolucionaria debe ser vendida de una manera impecable, atractiva y casi incuestionable. Si Google deja espacio a dudas, a incredulidad, a preguntas sin respuesta (que pasen a ser dudas razonables), será fatal para Stadia. Debemos considerar que son los novatos, que no tienen legado del cual alimentarse ni cuentan con juegos exclusivos o nostalgia por sus mundos ni por sus personajes íconos. Tienen una oportunidad. Ya veremos cómo la aprovechan.

Xbox: Sé lo que hicieron la generación pasada

Si hay alguien que tiene ánimo de revancha es Xbox. Saben que la visión de Don Mattrick, obnubilado por transformar a la Xbox One en un centro de entretenimiento multimedia (que también reproducía videojuegos), con dependencia a internet y con una propuesta que le hacía la guerra al formato físico y a los juegos usados. Vio a Kinect como una fórmula al éxito, no como lo que fue: un chiripazo, una idea puntual que funcionó en un contexto puntual. Y peor, forzó que todos los elementos anteriores estuvieran incluídos en todas y cada una de las consolas que se comercializarían a contar de noviembre de 2013.

Destaco 2013 porque si bien hoy no parecen políticas tan draconianas, hace 6 años sonaron como una bofetada para muchos, un “te fuerzo a jugar en mis términos o nada” en tantas áreas que terminó generando un rechazo tal que Xbox cargara con una mochila llena de piedras, una que (en menor medida) carga hasta el día de hoy. Sólo bastó que PlayStation consolidara la ventaja que le dio Mattrick y compañía (haciendo que la PS4 fuese todo lo contrario y dejando el paradigma de juegos usados y uso de internet tal y como estaba en PS3) para que la Xbox One no se recuperara nunca más, definiendo gran parte de la carrera antes que esta siquiera comenzase.

Finalmente, Phil Spencer tiene la posibilidad de comenzar desde cero, sin errores heredados o escenarios externos a su gestión directa. Gracias a él hoy contamos con una plataforma que hizo grandes avances en retrocompatibilidad y una postura más sabia de cómo transitar desde el formato físico a la distribución 100% digital. Bajo la tutela de Spencer, MS ha comprado estudios y franquicias gracias a sul extenso poder económico, construyendo el camino a una identidad renovada y creando una nueva plataforma desde su visión, una enfocada en videojuegos, poder de proceso, retrocompatibilidad, sagas conocidas, estudios respetados y todas las lecciones que Mattrick dejó claro que no había que repetir. Jamás.

Spencer tiene más sabiduría y visión de lo que realmente son las consolas hoy, superando ampliamente la visión de su antecesor. Tiene la posibilidad de actuar a sus anchas y recoger los aprendizajes de las lecciones de los inicios de la Xbox One. Si esta propuesta ecualiza bien con los usuarios y logra ser atractiva más allá del papel… bueno, está por verse. Y ojalá haya aprendido de no prometer más allá de lo que puede dar. Yo todavía estoy esperando los juegos en “4K y 60 cuadros por segundo, sin concesiones” que era la Xbox One X, la consola que nadie duda ES la más poderosa del mercado hoy por hoy.

Podrá anunciar, hacer y deshacer sin estar esperando la conferencia de PlayStation en la E3 unas horas después… porque estos últimos no estarán en E3 2019 (y por segunda vez, ausentes en toda su historia). Pero de PS y de Nintendo, hablaremos en la segunda parte.