Review de PES 2020: Para los fans de siempre (que son cada vez menos)

PES 2020 review

Llevo alrededor de una semana jugando PES 2020 (ahora llamado eFootball PES 2020, pero el nombre es demasiado largo como para repetirlo tantas veces) y ciertamente es un buen juego de fútbol virtual. Esa impresión es la que tengo después de muchas horas de juego y partidos a mi haber.

He ganado más que lo que he perdido, aunque al ir contra la CPU no voy a la dificultad más alta porque no soy un jugador habitual de PES, por lo tanto no manejo muy bien todas las triquiñuelas, movimientos y controles como para competir en serio. PES es un juego lento -en la velocidad default– que requiere estar acostumbrado a, por ejemplo, lo ídem que son algunos jugadores para girar, con o sin balón.

Con PES 2020 me pasó el siguiente fenómeno: las horas iniciales fueron las mejores. En los primeros partidos, me fui a la segura al no conocer exactamente el ritmo de juego, por lo tanto todo fue jugar sin riesgo, tratando de no perder la pelota de forma tonta y dándole el pase al compañero más cercano. Con algunos pequeños remapeos de control y una necesaria configuración de cámara, logré hacer que el juego se sintiera lo más parecido a ese otro juego de fútbol que no quiero mencionar.

PES 2020 review

Y así fui avanzando por la competencia francesa, palmo a palmo con el casi imbatible PSG. Después de 10 partidos, me cambié de competición: la Serie A. Aquí pude ver, por ejemplo, como la IA de algunos rivales se dedicó a pelotear desde la defensa por casi todo un partido, mientras que en otros partidos la forma de salir jugando desde atrás era por momentos desesperante, sobre todo cuando no les podía robar la pelota.

La IA de PES 2020 tiene lo suyo en cuanto a rutinas, aún cuando no juego en la dificultad más difícil. Y eso me agradó mucho, porque llevo acostumbrado a la CPU de ese otro juego de fútbol que en las dificultades más altas no tiene empacho en convertir al equipo más mundano en el Barcelona de Pep. El mejor Barcelona.

Mis dificultades y roces con PES 2020 aparecieron con el paso de las horas, cuando me di cuenta que quería algo más de profundidad; 10 horas después, aún no estoy seguro de que esa profundidad exista. En cierto punto, entré a buscar en la pantalla de ayuda si es que existe un botón para ejecutar la acción de proteger el balón con el cuerpo (no existe un botón y se hace de forma direccional, lo que obliga generalmente a cambiar de dirección el jugador que se controla). En otro momento, entré a las opciones de estrategia a buscar como mandar solo a un lateral al ataque y no a los dos al mismo tiempo. Esa opción tampoco existe.

¿Controles manuales de dirección? Solo en algunos casos, como por ejemplo, para dar pases. Pero en PES 2020 no existen comandos específicos para, por ejemplo, influir de forma efectiva el movimiento de los jugadores que corren sin balón. Y si es que esos comandos existen, están perdidos en los menús; lo óptimo hubiera sido un tutorial, pero aquello parece demasiado pedir.

PES 2020 review

Y todo lo anterior hizo que mi experiencia con PES 2020 fuera mermando con el paso de las horas. Del entusiasmo inicial de hacer goles que normalmente me cuesta hacer en el otro juego, pasé a “dónde diantres está la opción para X estrategia”. Me parece inconcebible que con el paso de los años, Konami haya ido quitando opciones de tácticas y estrategias, en vez de sumar o mejorar las que ya estaban.

Esto último se lo sumo a un punto que aún no he comentado, pero que ahora voy a ello: la movilidad de los jugadores. Corre el año 2019 y en PES todavía hay cosas que provienen de los PES que existían en PlayStation 2, aún cuando este año se agregó un sistema de dribbling patrocinado por Andrés Iniesta. El ejemplo más infame es el de que a veces uno le tira un pase al jugador cercano y este inexplicablemente, le llega a uno que está más lejos. Perdí la cuenta de las veces que se me desarmó un prospecto de jugada de ataque debido a esto. Y el caso es similar cuando hay un balón suelto y, al presionar el botón para cambiar el jugador seleccionado, es frecuente que se cambie el foco al jugador más lejano, mientras que el más cerca se mueve como si fuera futbolista amateur.

En relación al dribbling, los resultados son variados. Realizar movimientos es en general sencillo -tocar el stick derecho en una dirección para que el jugador se mueva y deje atrás al oponente- pero, ¿cómo hacer esto funcional cuando los movimientos “normales” son demasiado pesados? La movilidad de PES 2020 es irregular; a veces bien, a veces dan ganar de gritarle a la pantalla para que los jugadores reaccionen.

Otro detalle de la era PS2 es que los jugadores siguen moviéndose principalmente sobre ocho direcciones, aún cuando el juego -se supone- tiene control en 360 grados. Este es un tema que ese otro juego de fútbol resolvió de forma efectiva en 2009; hace una década atrás. PES, en cambio, sigue utilizando el sistema direccional de siempre, patente desde que la pelota se empieza a mover.

Para quienes hayan jugado PES toda la vida y no tengan interés en cambiar, nada de lo anterior supondrá una tara. El problema es que estas cosas son las que frenan a PES, que evitan sea un mejor juego. Konami, sin lugar a dudas, ha mejorado y se ha esforzado en hacer un juego menos tosco que las ediciones de la generación pasada. Pero eso no quita que el juego se sienta áspero, lento, como si uno tratara de girar un camión con un volante de automóvil pequeño: hay que darle demasiadas vueltas para realizar movimientos sencillos.

PES 2020 review

No creo que PES 2020 sea un mal juego de fútbol, para nada. Pero así como PES 6 me dio una experiencia que jugué por años, parchándolo a cada nueva temporada, este PES 2020 es una experiencia supongo que a mi y a muchos nos va a durar unas pocas semanas, hasta que llegue el siguiente FIFA. A día de hoy (septiembre de 2019) las virtudes de PES van por el lado de lo que ha mejorado en cuestiones de mecánicas y de juego; así mismo, los problemas de PES hace rato dejaron de ser las licencias que tiene o no tiene.

PES se convirtió en una franquicia que busca, primero que nada, agradar a los fans de siempre. Y esos fans son cada vez menos.

Review realizado con copia de PlayStation 4 facilitada por Konami.

Acerca de Raúl Estrada

Escribí sobre videojuegos y tecnología por muchos años, no pretendo parar ahora.

Ver todas las entradas de Raúl Estrada →