Review de Pode: Puzzles para relajarse, no para estresarse

Pode

Hay juegos que, por la forma en que están diseñados, se pueden jugar en piloto automático. Tal vez porque no requieren demasiado quebradero de cabeza para llevar a cabo actividades, como pasa en Crackdown 3. O porque la experiencia se traduce en algo liviano y relajado, no necesariamente frívolo.

Pode, del estudio noruego Henchman & Goon es uno de esos juegos.

Pode

Explicar Pode es tan sencillo como jugarlo: se trata de un juego de puzzles en el que hay que transportar a dos personajes hacia la salida de cada nivel. Estos niveles son pequeños, casi siempre compuestos por “una sola pantalla”. Los protagonistas son una estrella y una roca, que navegan por el escenario y superan obstáculos usando uno o dos movimientos específicos de cada uno de ellos.

Al principio el juego es extremadamente sencillo y los primeros tres o cuatro niveles sirven como tutorial, explicando qué se puede lograr usando esas habilidades especiales. Y de ahí en adelante, de forma progresiva, las dificultades empiezan a hacerse más complejas y si el juego parecía un paseo en el comienzo, luego deja de serlo.

Aunque eso sí, Pode nunca se convierte en algo imposible de pasar ni nada por el estilo. En este tipo de juegos la gracia está siempre en lo “inteligente” de los puzzles y las soluciones y Pode da en el clavo en eso; los rompecabezas en general están bien diseñados y en todos se aprovechan muy bien las habilidades de cada personaje.

Pode

Es evidente que Pode no alcanza las cotas de genialidad de un Braid, por dar un ejemplo. Pero no todos los juegos de puzzle-plataformas tienen que llegar a ser eso, sino que basta con que las mecánicas estén bien implementadas y sobre todo, explicadas. Lo primero en general se cumple, mientras que lo segundo es en ocasiones algo irregular. Me pasó a veces que la solución era más sencilla que lo que se veía a simple vista, pero visualmente me confundí con los adornos del escenarios. Y no en pocas ocasiones fallé saltos de forma consecutiva porque a veces es difícil apreciar la profundidad del escenario y los lugares por los que se debe ir saltando.

De todas formas, lo anterior son apenas detalles menores en un juego que en general, sin reinventar el género de puzzles ni romper esquemas, tiene resultados más que competentes.

Pode

Pode es también un juego cooperativo para dos jugadores en simultáneo en el que cada uno toma el control de un personaje. Imagino que dos personas con un conocimiento avanzado de los puzzles podrían superar niveles en tres tiempos.

Aún así, me queda la sensación de que el juego se experimenta mejor de forma solitaria, porque el controlar a un personaje a la vez (con excepción un movimiento en particular) hace que los puzzles se alarguen un poco y el dar con la solución de estos sea un proceso más metódico. Así jugué yo Pode todo el tiempo; solo, batiéndomelas contra los escenarios intercambiando personajes dependiendo de la situación y en varias ocasiones cabeceándome por varios minutos hasta finalmente llegar con la estrella y la roca a la puerta de salida.

Pode

Jugar Pode es como jugar Tetris portátil mientras se conversa con alguien más, casi sin prestarle atención al juego; es resolver problemas sin pensar demasiado en ellos, dejándose llevar por la presentación visual o la música. Pode es un juego para los que quieren relajarse y no estresarse resolviendo puzzles.

Pode se lanzó recientemente en PS4 y desde el año pasado está disponible en Nintendo Switch. Su precio es de $25 dólares.

Acerca de Raúl Estrada

Escribí sobre videojuegos y tecnología por muchos años, no pretendo parar ahora.

Ver todas las entradas de Raúl Estrada →