Review de Borderlands GOTY: Cuando falta la chaucha para el peso

Mi historia con Borderlands podría resumirla en un accidente. El título original apareció en octubre de 2009 para PC, Xbox 360 y PS3, una época donde tenía poco tiempo y poco dinero así que no lo tenía ni de cerca en mi radar. En diciembre de ese año, un amigo me ofreció Borderlands en 360 a cambio de un título que honestamente no recuerdo… y dije “bueno, por qué no”. El trueque fue sólo por dos semanas y me di cuenta que estaba frente a una sorpresa; un juego que no estaba en mi radar apareció de la nada y me capturó con potencia.

El mundo de Pandora se abría ante mis ojos con una personalidad estética marcada, llena de guiños a mundos post apocalípticos, a la visualidad de George Miller y Mad Max, a un humor oscuro y absurdo, y un gran sentido del ritmo y la acción. Pensé originalmente -desde la ignorancia- que quizás sería igual a Fallout 3, que no engancharía con su gameplay o que era una obligación jugarlo en equipo para que “fuera entretenido”, pero estaba equivocado prácticamente en todo. Quizás, por ello, mi marcada sorpresa.

Borderlands no es pretencioso ni abusa de sus conceptos. Su honestidad es su principal fortaleza; sabe lo que es, qué puede ofrecer y qué quiere entregar: acción, aventura, tintes de gameplay de rol, variedad de héroes y armas, un mundo extraño y enfermo pero sutilmente familiar, buen equilibrio de dificultad que no hace todo fácil y de perder sientes es tu culpa, de ritmo agil y caótico y una gran excusa para dispararle a todo, sea en solo o en equipo. Y con esa promesa, rápidamente me enganché con el juego, con la saga y desde entonces me ha regalado largas horas de buenos ratos.

Tras casi 10 años de ese primer encuentro y quizás guiado ciegamente por esos buenos recuerdos, procedí a comprar la re-edición del juego, para disfrutarlo en esta ocasión en PS4 Pro, prometiendo varias mejoras y resolución 4K, HDR y 60 cuadros por segundo. Tras un arduo día de trabajo, llego a casa a disfrutar de mi reciente compra (30 dólares en PSN) y comienzo a notar las mejoras. La resolución y la calidad de las texturas es evidente, los tiempos de carga son mucho más rápidos y la tasa de cuadros por segundo es exageradamente suave, sin notar a ojo desnudo alguna caída en el framerate.

Además, varios personajes pasaron por retoques de diseño o por nuevos filtros visuales, los cuales son leves, relativamente justificados y que presentan un tono más actual (siendo más notoria en la manera en que la misteriosa Guardian Angel aparece cuando te habla en pantalla). Innovaciones posteriores de la saga, como las llaves doradas y los códigos ShiFt (que hicieron su estreno en Borderlands 2) hacen aquí su retro-inclusión, como también mayores opciones de personalización de personajes y mejoras al sistema de mapas y objetivos. Para resumirlo de forma sencilla, incluyeron las lecciones aprendidas con Borderlands 2 y The Pre-Sequel y las hicieron parte de esta reedición.

Con un juego que es tan disfrutable solo como en equipo (local o en línea), mejoras técnicas, inclusión de opciones contemporáneas de diseño, variedad de gameplay y gran duración de juego, un viejo conocido como este debería ser una recomendación y un obligatorio para cualquier fan de los juegos de acción y aventura… pero a pesar de todo eso, hubo factores que derechamente me sacaron y desconcertaron.

Ingresando a la aventura, ningún problema: todo lucía claro, suave, prístino. Sin embargo, al adentrarme en las ciudades y campamentos, en escenarios con más elementos y visualmente más complejos, pude notar algo que -creo- es imperdonable si vas a remasterizar un juego de hace 10 años: la sincronía visual se rompía con facilidad, el screen tearing se hace presente en la parte superior de la pantalla. Primero pensé que estaba exagerando, luego que no era tan común o invasivo… para terminar maldiciendo por lo común y notorio que es. Que un juego de hace una década no pueda correr a sus anchas en este tipo de hardware (Xbox One X y PS4 Pro) me tiene perplejo. Fuese un mero detalle, algo ocasional o muy específico, me daría lo mismo… pero esto es como una carie; cuando notas que está ahí, resulta imposible olvidarlo (visible en el siguiente video a 720/60 desde los 16:18).

Si bien es menor, la herencia del motor Unreal Engine 3 sigue presente al cargar un nuevo escenario; las texturas cargan deslavadas y básicas, para después aparecer con la calidad y resolución que tienen. No es al nivel de la generación anterior ni de la versión original, no creo supere por mucho el segundo que dure, antes del rectificarse… pero todo aquello sucede frente a tus ojos. No es grave, repito, pero ahí está y te recordará esos tiempos donde los juegos con Unreal 3, como Gears of War o Bulletstorm, sufrían de esto constantemente en la generación anterior.

Finalmente, está el precio: 30 dólares. Es innegable que trae una importante cantidad de contenido, incluyendo todo lo lanzado como extras o DLC ( Zombie Island of Doctor Ned, Mad Moxxi’s Underdome Riot, the Secret Armory of General Knoxx y Claptrap’s New Robot Revolution). Sin embargo un precio más cercano a los $20 sonaba como una propuesta más aterrizada, sensata e incluso tentadora. Cabe destacar que quienes ya tengan el juego en PC podrán actualizar su versión a la GOTY 2019 sin cargo alguno.

Borderlands GOTY apareció hace un día y lo compré de inmediato. Y habiendo jugado ya lo suficiente puedo hablar con propiedad sin temor a equivocarme: los cambios y mejoras son sutiles de forma individual, pero al sumarlas se notan, elevan la experiencia de juego y reducen el impacto de recorrer un título que fue estrenado en 2009, gracias a mejoras que lo hacen sentir más actual y poco añejo. La implementación de HDR no es espectacular pero sin dudas cumple con entregar una mejor presentación y una mayor paleta de colores en pantalla. La suavidad de los 60 cuadros por segundo es innegable, tan suave que incluso podría marear un poco, pero no caen y hacen que el juego fluya a sus anchas.

Por otro lado su algo elevado precio,  la herencia de problemas de texturas de Unreal Engine 3 y la incomprensible presencia de problemas de sincronía visual y screen tearing atajan a una reedición que tenía una meta muy clara: dejar en el pasado los problemas derivados del contexto de 2009 y sacarle todo su potencial gracias a la tecnología y posibilidades de 2019. Lamentablemente, el trabajo de Gearbox y Blind Squirrel sufre con una optimización que no estuvo completamente a la altura, arrastrando inconvenientes que a estas alturas deberían estar más que resueltos. Si no podían eliminarlos en consola, por último ofrecer la opción de hacerlo correr sin los mencionados problemas a 1080/60, pero sólo puedes escoger el nivel de oscuridad del HDR y el FOV (visión de campo).

Voy a jugar Borderlands GOTY en PS4 Pro, le sacaré el jugo y sé tendré entretención para un buen rato. Soy fan de la saga y agradezco poder tener pronto la saga completa (1, 2, Pre-Sequel y 3) en la misma plataforma consolera. Aún así, siempre estarán esos problemas técnicos en pantalla, recordándome lo que falla, lo que faltó. Recomendado creo para fans de la saga y quienes deseen disfrutar de un juego que es muy entretenido solo y aún más en equipo, un buen título para aquellos que no les preocupa mucho el depuramiento técnico o pagar 10 dólares de más. Pero como port de la generación anterior, le faltó la chaucha para el peso. Casi casi.

  • Disponible para: PlayStation 4, Xbox One, PC en formato digital
  • Reseñado en: PlayStation 4 Pro
  • Estreno: 3 de abril de 2019
  • ESRB: Mayores de edad (M-Mature)

PD: El tema del screen tearing en 4k/60 me hace dudar la calidad visual de los anunciados parches 4k de Borderlands 2 y The Pre-Sequel. Mientras no lo resuelvan en este Borderlands, esperaré para actualizar mi copia de The Handsome Collection.

Acerca de Carlos M. Almendra

Se integra a Los Noobs tras una destacada carrera en varios clubes, incluyendo Resident Hit S.A. (2002-2005), Televitos F.C. (2005-2009), A.S. Niubie (2009-2013), C.S.D. ColeMono (2013-2014) y Club Atlético PlayStation (2014-2017). Llega con el pase en su poder. Generalmente fue titular. Le anotaron un par de goles. // Xbox Live: AlmendraManX // PSN: AlmendraMan_X

Ver todas las entradas de Carlos M. Almendra →