Review: Divinity Original Sin II Definitive Edition

Divinity: Original Sin II Definitive Edition

Divinity: Original Sin II Definitive Edition es un RPG de táctico que pertenece a la categoría de los CRPG, que incluye a títulos como Fallout, Baldur’s Gate o Wasteland. Estos juegos alcanzaron la cima de popularidad durante los noventa y en años recientes viven un renacimiento gracias a títulos como Pillars of Eternity o Wasteland 2.

Sus desarrolladores han acudido al crowdfunding para poder financiarlos, ya que los grandes publishers no creen que juegos de nicho como los CRPG vendan. Vale la pena mencionar esto porque Divinity: Original Sin II Definitive Edition, al igual que su antecesor, es un caso de éxito en Kickstarter y su transición a consola ha sido mucho mejor que el mismo Wasteland 2.

¿Qué clase de juego es este CRPG?

Divinity: Original Sin II Definitive Edition es un RPG donde controlas a un grupo de cuatro personajes que viajan por distintas locaciones siguiendo una historia mientras enfrentan a oleadas de enemigos.

La comparación más cercana que podríamos tener en consola sería XCOM 2, solo que Original Sin II no cuenta con la cuadrícula y los personajes pueden moverse libremente, siempre y cuando tengan los puntos de acción requeridos (AP).

Las peleas en Divinity: Original Sin II Definitive Edition son estratégicas y dependen mucho del manejo de tus AP y del terreno. Tanto el jugador como el enemigo tienen una base de puntos que utilizan en posicionarse y realizar ataques. Los ataques normales, las habilidades y hechizos consumen estos APs y algunas tienen un tiempo de reposo antes de volverlas a usar.

Aquí entra la estrategia, ya que no solo deberás administrar bien a tu grupo, sino también estar al pendiente del turno de tus enemigos. Los escenarios tienen elementos que pueden aprovecharse al combinarse con ciertos hechizos o items. Por ejemplo, romper un barril de aceite provoca que los que se encuentren ahí se muevan más lento y queden expuestos a ser quemados si alguien decide lanzar un hechizo de fuego o granada.

Parálisis por análisis

Divinity: Original Sin II Definitive Edition permite crear un personaje de cero o elegir algunos previamente hechos que cuentan con historia propia y que eventualmente los reclutas al principio del juego. El juego tiene clases predefinidas, pero la verdadera diversión ocurre cuando creas una clase híbrida como un arquero sanguinario o un caballero de la muerte.

Libertad ilimitada para explorar y experimentar ¡Ve a cualquier parte, habla con cualquier persona e interactúa con todo!

Larian Studios

Tanta libertad en el juego puede generar ansiedad en muchos jugadores, sobre todo en consola donde no se tienen tantas opciones a la hora de crear y desarrollar un personaje. La ventaja de Original Sin II es que no te obliga a ir de fondo si no quieres. Puedes elegir una clase y seguir el camino, reclutar a tus compañeros de clases distintas o invitar a tus amigos para jugar en una partida cooperativa.

El juego es complicado en la dificultad normal y las batallas pueden durar más del promedio de tu RPG favorito de consola. La buena noticia es que el juego cuenta con dos dificultades básicas que te permitirán disfrutar la historia y las peleas sin tanto problema.

Hablando de la historia, Divinity Original Sin II sigue una línea bien definida, pero los sidequests de algunos NPCs y las misiones específicas que tienen los personajes de tu grupo le agregan muchísimo valor. El juego te permite hablar con todos los NPCs e incluso con los animales (si tienes esa habilidad). Un detalle importante es que prácticamente todos (incluso los niños) tienen habilitada la opción para comprar o vender items.

El tiempo total para concluir la historia depende de muchos factores. Podría decirse que en promedio te gastarías entre 40 y 60 horas para completarlo en dificultad Tactician siguiendo la historia. Los que gustan de completar y desbloquear todo (me incluyo) necesitarán poco más de cien horas para sacarle todo el jugo.

La ventaja de Divinity Original Sin II es que en ningún momento sientes que estás haciendo grinding para completar alguna misión. Larian Studios hizo un excelente trabajo en el guión y en la Definitive Edition hicieron una revisión a fondo  añadieron miles de líneas de diálogo.

Debido a las distintas posibilidades que ofrece cada batalla o diálogo siempre te preguntarás “¿Qué pasaría si…?” y ahí es donde puedes perder poco más de tiempo al depender del Quicksave y Quickload.

La transición a consola

Por último es importante preguntarse si este juego va bien en consola y la respuesta es si. Larian Studios hizo un buen trabajo con la interfaz de usuario al ajustar las habilidades, los menús de juego y los cuadros de diálogo.

Portear a consola un juego con interfaz de PC no siempre es sencillo (Wasteland 2 o Torment: Tides of Numenera son buenos ejemplos). El hecho de que Divinity: Original Sin II Definitive Edition tenga miles de líneas de diálogo ayuda mucho. Larian porteó de manera impecable el juego a PS4 y Xbox One en donde destaca la posibilidad de jugar a pantalla dividida con tus amigos en una consola.

Si tienes un PC y prefieres jugarlo ahí, sin duda hazlo. El manejo de atajos en el teclado y el uso del mouse no tienen rival. El soporte de mods es la cereza en el pastel, sobre todo porque existe una gran comunidad que desarrolla campañas, clases o modificaciones a la jugabilidad. También se ofrece una modalidad Game Master en donde cuatro jugadores formarán equipo y un quinto fungirá como dungeon master.

Divinity: Original Sin II Definitive Edition es uno de los mejores RPGs que he jugado. Supera a la primera parte y coloca a Larian Studios en ese selecto grupo de desarrolladores que dedican tiempo a pulir sus juegos y entregar experiencias únicas.

No es un juego para todos y requiere tiempo, algo casi imposible de pedir en una temporada con tantos lanzamientos. Si eres fanático de los RPGs tácticos, cómpralo sin pensar. No hay juego en este momento que le pueda hacer frente en ese género.

9

Copia de review facilitada por Bandai Namco (consola)

Acerca de Luis Miranda

Me gustan los tacos, la Nutella y las rebajas de Steam.

Ver todas las entradas de Luis Miranda →