Featured Video Play Icon

Review: Fallout 76

John Denver no aprueba esto.

Bethesda tiene una reputación muy especial respecto a los juegos que producen y sobre todo en la saga Fallout que siempre está muy cargada a lo RPG, a la narrativa, a las historias que se han contado desde Fallout 3 en adelante. Y sí, sus productos también se relacionan a una buena cantidad de problemas técnicos a causa de la tecnología que utilizan pero aquello se tiende a pasar por alto en parte porque el diseño de la experiencia en general ha estado por encima de los bugs de cada Fallout o The Elder Scrolls.

Pero Fallout 76 es una historia diferente porque se construye sobre una receta algo más complicada. Primero, no tiene la narrativa de los anteriores Fallout y segundo, porque le agregaron multijugador y con ello los problemas técnicos hasta ahora han estado mucho más acentuados.

Fallout 76 es un juego extraño porque si bien el fin de hacerlo multijugador es para que los jugadores colaboren entre sí o compartan historias, todo en el mapa se siente más solitario que de costumbre. El contexto narrativo dice que estos son los primeros sobrevivientes que salen de la bóveda a una zona arrasada por bombas nucleares y desde ese punto de vista todo calza perfecto con el resto de los juegos de Fallout, al igual que, por ejemplo, la falta de NPC o personajes no jugables que en los anteriores juegos eran parte del lienzo sobre el que se iba armando la historia.

Y lo anterior es clave. Porque eso lleva a que Fallout 76 está lleno de actividades insípidas, inocuas y no importa si es uno o varios jugadores haciendo equipo para ir completando las misiones. Fallout 76 se siente como si fuera un descarte y en parte lo es, porque todo comenzó como el multijugador de Fallout 4 que se dejó de lado en su momento para crear un juego completamente nuevo.

El problema es que más allá de llamarse Fallout este proyecto no se diferencia en nada de las decenas de otros juegos de supervivencia que hay en el mercado. No tiene una narrativa interesante, no tiene actividades más complejas que ir de un lugar a otro revisando terminales donde se entrega información que si bien llega a ser llamativa a veces, no se elabora más porque todo en Fallout 76 ya sucedió. Y lo que uno ve mientras recorre el mapa son los restos de esos hechos, sin llegar a ser jamás un participante activo de esas historias.

Fallout 76 pretende que uno, el que juega, se construya su propia meta-historia y yo siento que aquello es mucho pedir porque las herramientas que el juego entrega son demasiado básicas. Mecánicamente Fallout es un shooter pero los controles son, en este juego, aún más ortopédicos que antes. O el clásico VATS que ahora cambia la cámara lenta por un sistema de probabilidades que en el fondo se reduce a disparar sin apuntar y si bien se entiende que una cámara lenta en medio de un mundo compartido quizás no sea la mejor idea, esta versión del VATS es apenas funcional.

Y esto se relaciona a otro punto importante que nadie, ni el fan más grande de Fallout, puede omitir: todo lo que tenga que ver con mecánicas o control del personaje, al menos en las versiones de consolas, es un desastre. Es cierto que la saga nunca se ha destacado por un gunplay refinado ni nada por el estilo pero en Fallout 76 todo deficiente en este aspecto e incluso se resalta a veces más gracias a que el juego está siempre sujeto a un servidor externo. Hay una especie de lag persistente que afecta incluso cuando se elimina a un enemigo de los más básicos, lo que aporta todavía más a esa sensación de estar jugando una beta.

OK, no todo es negativo en Fallout 76 y sin lugar a dudas, el mundo ficticio de West Virginia es lo más inspirado detrás del juego, además de por ahí una que otra historia interesante de las que se cuentan en las pantallas de computadoras. La cuestión es que eso no es suficiente, porque Fallout 76 es un producto pobre en lo intelectual y sobre todo en lo técnico, incluso para los estándares de Bethesda (lo que ya es mucho decir=. El juego salió a la venta en un estado similar a los juegos early access o no terminados de Steam. Eso lo dice todo.

Aún así, insisto en que quizás lo técnico no sea lo peor porque a la larga, los errores se pueden ir parchando y de hecho, es lo mínimo que se espera de ahora en adelante. No, lo peor de Fallout 76 es que su diseño se ve y se siente como un “descarte” de misiones, de actividades y de piezas secundarias de cualquier otro juego, pegadas entre sí con cinta adhesiva. Bethesda es capaz de mucho más que esto.

4