Review: It came from space and ate our brains – Cecilia Morel, ridícula

Featured Video Play Icon

Hay juegos con nombres largos y este es uno de ellos: It came from space and ate our brains (PS4, PC, Xbox, Switch) Al menos en su idioma original es llamativo, no tanto en español porque si no entiendes inglés probablemente no tengas ideas que significa “ate”.

En fin. It came from space and ate our brains es, en su versión 2020, una remasterización del juego original nacido al alero de un Game Jam. Se trata de un twin stick shooter cuyo estilo artístico parece muy inspirado en los monigotes cuadrados de Minecraft. Pero no se juega como Minecraft sino como cualquier twin stick shooter, con vista aérea para tener mejor panorámica de los enemigos que hay que matar.

Porque de eso va este It came from space and ate our brains: de matar aliens que llegaron del espacio a comerse nuestros cerebros, mientras se recorre un puñado de niveles con variados checkpoints hasta dar con el jefe final que es un huevo gigante con una barra de vida ídem. Y mientras llega ese momento, hay que ir subiendo de nivel las armas con la platita que sueltan los enemigos y mientras mayor “dificultad” de uso del arma, mayor cantidad de plata se recibe. La escopeta es poderosa, pero tiene muy poco alcance y cadencia de tiro. Y aún así, me hice adicto al dineral que dan las muertes por escopeta.

It came from spacae

Ninguno de los niveles del juego es extremadamente largo, pero duran lo suficiente como para no hacerse tan repetitivos; en 20 minutos es posible ventilarse uno completo en dificultad media, quizás menos si se juega en modo cooperativo (y quizás más si se sube la dificultad, obvio). Y pese a su sencillez, el solo hecho de reventar a los cuadrados rivales me enganchó lo suficiente como para quedarme sin avanzar y esperando que aparezcan enemigos. Porque estos jamás dejan de aparecer.

It came from space es un buen arcade, at large. He jugado bastantes twin stick shooters clase indie y en muchos de ellos el problema está no en el sistema de juego, sino en lo poco pulido de la presentación, ya sea porque algunas cosas se ven feas o porque el framerate es inestable. Aquí no hay nada de eso: en la versión de PS4 la tasa de cuadros por segundo es impecable (o al menos esa impresión me dio) y el constraste entre el neón y los entornos oscuros queda muy bien.

It came from space

Diría que este juego es bueno para pasar el rato sin pensar mucho en lo que se está haciendo. Y se puede jugar en cooperativo con pantalla partida con hasta cuatro personas, lo que siempre agrega un plus. Eso sí, me hubiera gustado poder jugarlo en cooperativo por internet y con alguien más, pero no siempre se tiene todo.

A Cecilia Morel le debe gustar este juego, vieja ridícula.

Tengo que agregar un link interno así que aquí va uno. Cosas de SEO.

Acerca de Raúl Estrada

Escribí sobre videojuegos y tecnología por muchos años, no pretendo parar ahora.

Ver todas las entradas de Raúl Estrada →