LOS NOOBS AWARDS 2019: Sekiro Shadows Die Twice es el GOTY

Sekiro: Shadows Die Twice

Lo anunciamos en el PODCAST RETRASADO 27, lo destacamos acá: el ganador del GOTY 2019 entregado por este humilde sitio web es Sekiro: Shadows Die Twice.

¿Necesita a estas alturas explicarse qué es Sekiro? Probablemente no, pero sí es casi obligatorio hablar de los por qués. Sekiro es otro juego de From Software y el director Hidetaka Miyazaki que desafía todas las leyes modernas e implícitas de “dificultad en los videojuegos”, que con el paso del tiempo digamos que se fueron haciendo más accesibles. Y en específico, los juegos de acción tipo hack’n slash que si bien requieren algo de habilidad, en general son aptos para casi todo público.

Sekiro, en cambio, siguió con la estela de exigencia que Miyazaki viene imponiendo desde 2009 en sus juegos en clave soulsborne. Aunque Sekiro no es un soulslike como tal, ya que difícilmente lo podríamos calificar de RPG al uso; sus raíces están más en Tenchu y no tanto en Demon’s Souls, por decirlo de alguna forma.

Es fácil aprecia Sekiro por su diseño y su propuesta en general. Es un juego tan difícil al enfrentarlo por primera vez, igual que ultra satisfactorio al dar con la tecla en los pasos iniciales; derrotar enemigos a katanazo limpio, en impecable y perfecta (cuando le damos al botón en el momento ídem) coreografía que suena como metal es un ejercicio de jugabilidad casi mágico. Sekiro: Shadows Die Twice es un juego rítmico disfrazado de acción con estética nipona.

juegos single player

E incluso es algo contestatario, al ser financiado por una de las empresas más insignes del capitalismo explotativo de los videojuegos -Activision- y pese a ello, solo cede en ponerle el apellido Shadows Die Twice al título. Del resto de estampillas propias de Bobby Kotick, ni hablar. Ni siquiera de la que más ha pedido el público, que es la del DLC. Sekiro parece ser una historia autocontenida que por ahora, no tiene planes de expandirse.

Pero aquello quizás ni siquiera importa. Sekiro es un gran videojuego tal como está, incluso con sus errores o cosas que Miyazaki en secreto querría mejorar. Y sin lugar a duda es uno de los más destacados en un año que no se ha quedado corto en juegos destacados, como cualquiera de los nominados al GOTY.

Sekiro: Shadows Die Twice sirve además como otra prueba más (y van…) de que From Software dio el salto de ser un estudio japonés medio oscuro y de juegos igualmente oscuros, a un titán de los juegos cuya bandera principal de lucha es la jugabilidad en su estado más puro. Quien lo hubiera dicho hace una década.

Jueguen Sekiro.

Posdata: Y el Fail of the Year es Anthem. No creo necesario expandirse sobre esto.

Acerca de Raúl Estrada

Escribí sobre videojuegos y tecnología por muchos años, no pretendo parar ahora.

Ver todas las entradas de Raúl Estrada →