Nuevo video de jugabilidad de The Surge 2: Lo quiero para ayer

Featured Video Play Icon

The Surge 2 es uno de los juegos que con más interés veo para la segunda parte del año. El primero, pese a no ser perfecto ni nada por el estilo, fue una experiencia bastante completa y fresca, dada su temática futurista y los elementos “nuevos” aplicados a una fórmula que no parece tan fácil de copiar (la de los Soulsborne).

Por lo mismo, este video que Deck 13 acaba de publicar sobre la secuela que llega en septiembre es bien educativo porque muestra alguna de las cosas nuevas sumadas a The Surge 2. Por ejemplo, ahora a los jefes se le puede hacer un target/focus en una extremedid específica, algo que no recuerdo que se pudiera hacer en el anterior. Agregada además está la función de los grafitis en el suelo para avisar a otros jugadores de elementos en el nivel, muy al estilo de los mensajes de los Souls. Y por supuesto, se mantiene todo el sistema de desmembramientos que no solo es estético, sino que sirve para farmear partes y piezas de armadura.

Porque The Surge 2 (y su primera parte) es un RPG de acción, por lo tanto el equipamiento y esas cosas son parte elemental de cómo se construye el personaje. Ahora bien, para el caso de un juego como este que clona se basa en una receta bien específica, el diseño estructural de cada nivel es en extremo importante y el original The Surge estaba bien armado, por lo que habría que esperar que este no baje el nivel.

The Surge 2 se ambienta en una ciudad llamada Jericho y al parecer además de los ambientes urbanos habrá algo de “bosques”, o al menos con esa idea me quedé desde su tráiler inicial.

El juego se pondrá a la venta el 27 de septiembre en PS4, Xbox One y PC. Si no han jugado el primero, lo recomiendo encarecidamente si les gustan los juegos de este tipo y quisieran salir de la temática medieval/antigua de la mayoría de los clones de Dark Souls.

Acerca de Raúl Estrada

Escribí sobre videojuegos y tecnología por muchos años, no pretendo parar ahora.

Ver todas las entradas de Raúl Estrada →