Too Human: A una década de su estrepitoso fracaso

En agosto de 2008, hace poco más de 10 años, salió a la venta en Xbox 360 Too Human. Si vivían en internet por esa época recordarán que se trató de un estreno que traía consigo bastante hype, en parte por ser exclusivo de la consola de Microsoft y también porque se trataba de un juego que tenía casi una década de desarrollo.

¿Tanto tiempo? Sí. Too Human se anunció en 1999 para PlayStation. En el camino, sus creadores en el estudio canadiense Silicon Knights pasaron a trabajar mano a mano con Nintendo como second party, al punto de que el juego incluso llegó a ser anunciado para GameCube.

Pero la historia de Too Human va más allá de ser un juego mediocre, como finalmente resultó. Y es que juegos que pasan sin pena ni gloria hay muchos, pero lo de Too Human sobrepasó todos los límites porque Silicon Knights demandó a Epic Games, los creadores de Unreal Engine, respecto al soporte que estos daban a quienes licenciaban su motor.

Según Silicon Knights, Epic Games se dedicaba a usar el dinero de Unreal Engine para mejorar sus propios juegos y no para el motor que usaban muchos estudios. Esto llevó a que Silicon Knights desarrollara un motor propio para crear Too Human, lo que en parte habría significado trabajo extra y por eso el juego demoró tanto en salir.

Todo este entuerto se convirtió en un caso legal, en el que Silicon Knight fue por lana y salió trasquilado. Ya que, en vez de atender a su queja, en la corte se terminó descubriendo que la compañía canadiense no creó realmente su motor, sino que clonó de forma no autorizada el Unreal Engine 3 de Epic, lineas de código textuales incluidas.

El caso llevó a Silicon Knight a la desaparición porque no solo el proyecto Too Human estuvo involucrado: la corte finalmente sentenció que además de pagarle a Epic Games, el estudio tendría que retirar el mercado todas las copias de sus juegos creados con Unreal Engine (Too Human y un puñado de otros más). Y no solo eso: también debía destruirlas.

El relato anterior lleva a Too Human a segundo plano, pero lo cierto es que sirve para entender por qué el juego se convirtió en uno de los grandes fracasos no solo de su generación, sino tal vez de toda la historia de los videojuegos. Como juego, como RPG de acción, no proponía nada realmente especial; en una época donde la vara de medir de este tipo de títulos eran el primer Mass Effect o The Elders Scrolls IV: Oblivion, Too Human, previo a su estreno, era puro hype y en parte así lo prueban las 900.000 descargas de la demo en el Xbox Live Marketplace de la Xbox 360, un récord de su era. Y posterior a su estreno, hizo noticia casi solo por los daños colaterales causados.

Too Human hoy quizás puede que sea interesante de jugar o de redescubrir. No tanto para apreciarlo como una obra maestra incomprendida -algo que claramente no fue ni será- pero sí para entenderlo como un juego muy propio de esos años, en los que las producciones triple A estaban tratando de encontrar su forma en las consolas que por primera vez mostraban gráficos en alta definición. Pero también, para usarlo como ejemplo lo que sucede cuando los juegos pasan en desarrollo por más tiempo del necesario, cambios de plataforma incluido. Pasó con Too Human, pasó con Duke Nukem Forever y es más que seguro que pasará nuevamente en el futuro.

Aunque claro, para eso lo primero es conseguir una copia. Y eso es casi imposible porque Too Human actualmente solo vive en los pocos recuerdos de unos pocos, valga la redundancia.

Acerca de Raúl Estrada

Escribí sobre videojuegos y tecnología por muchos años, no pretendo parar ahora.

Ver todas las entradas de Raúl Estrada →