Review: Warlords of New York – The Division 2, mejorado

Featured Video Play Icon

La nueva expansión de The Division 2, llamada Warlords of New York, originalmente no era parte de la planificación original del juego. Cuando Ubisoft anticipó lo que se venía a largo plazo en The Division 2 esta expansión no aparecía en el horizonte entonces claro, las personas que se compraron la edición más cara del juego original, la que se supone trae todo, se sintieron medio pasadas a llevar y reclamaron un poco.

Lo anterior es un antecedente que quizás sea bueno mencionar y ya, no darle muchas más vueltas. Porque Warlords of New York es muy, muy buena, ya que además de agregar cosas también trae algunos cambios casi estructurales a The Division 2. Algunos de esos cambios se aplican al juego completo y los van a poder ver todas las personas, no solo los que tengan la expansión, y están relacionados al sistema de armas y atributos y perks y todo eso que tiene mucho que ver con el endgame del juego, quizás una de las cosas que más comentarios no positivos ha generado a lo largo de este primer año de vida de The Division 2.

Warlords of New York – De vuelta a la gran manzana

Pero otras novedades de Warlords of New York tienen que ver con la expansión como tal, que es una mini campaña, con una historia propia y tal. Como su nombre indica, todo está ambientado en New York y lo que hay que hacer es perseguir a un tipo que se llama Aaron Keener, un tipo que apareció en el primer juego y que era parte de la organización pero que se volvió malo, loco y que reclutó a un grupete de otros agentes deshonestos que son como sus tenientes que controlan parte de New York. Entonces, lo que hay que hacer aquí es salir a buscarlos, encontrar las pistas que los hacen aparecer hasta eliminarlos a todos y así abrir el camino directo a Keener, en un esquema muy parecido al de Far Cry 5; en ese juego había que seguir una estructura similar persiguiendo primero a sus cuatro terratenientes, con la novedad de que ya no corre lo de tener distritos de la ciudad segmentados según el nivel de los enemigos.

Warlords of New York

Yo por lo general detesto el autoscaling (enemigos que suben de nivel automáticamente junto con el personaje), pero bajo este esquema sí tiene razón de ser. Porque al final esta expansión es parte del endgame de The Division 2 y eso significa que las reglas son un poco diferentes. Por dar un ejemplo, en el juego base hay separación de distritos por nivel porque el fin es seguir un camino más o menos lineal hacia el fin de la campaña, pero en el endgame el mapa ya está totalmente abierto y las reglas son levemente diferentes en términos de cómo uno progresa al personaje y todo eso. Y en la expansión, si bien el mapa es nuevo, se sigue estando dentro del endgame mismo, por lo que volver al sistema de distritos, barreras de nivel y tal, tiene menos sentido.

El área de New York que se juega no es la misma del primer The Division y no, no se trata del mapa del primer juego; ahora se recorre la parte sur de Manhattan, por el barrio financiero, los muelles de carga y otros lugares más o menos icónicos del lugar y eso incluye muchos niveles interiores, muchos atajos y todo lo que ya es común en los dos juegos y sobre todo en la segunda parte, donde varias misiones comienzan en la calle pero se llevan a cabo dentro de edificios y cosas así.

El hecho de que Warlords of New York se ambiente en esa ciudad le da, a mi gusto, un color especial. Yo soy de los que cree que si bien The Division 2 es mejor que el primero en cosas de jugabilidad, sistemas y todo eso, la ambientación original y la forma de la ciudad es un poco mejor para este tipo de juego, un looter shooter en el que se cumple al pie de la letra el concepto porque además de lo que sueltan los enemigos también las calles están plagadas de cosas para recoger. En todos lados hay mochilas, maletas, cajas y como todo está más cerrado y más cercano entonces queda la impresión de que casi no existen espacios vacíos. Ese concepto de “gameplay emergente” se aplica a la perfección porque en todas las cuadras está pasando algo. Siempre aparecen grupos de enemigos patrullando o un evento cualquiera, como un civil al que van a ejecutar o facciones rivales que se están peleando entre ellos y uno elige meterse entre medio, o no. Esta expansión bien sirve pa recordar por qué la ambientación neoyorquina del primer The Division tenía algo muy bueno y que de alguna forma no se repitió en el siguiente juego.

Warlords of New York

Mejorando el endgame

En relación a otros cambios que vienen en la expansión y que aplican al juego base también, el más importante tiene que ver con el sistema de recalibración de las armas, con el que uno puede quitarle un atributo a una y agregárselo a otra. Eso ya estaba en el juego base, pero ahora lo que se agregó es una especie de biblioteca en la que van quedando los atributos que se extraen, lo que permite hacer varias extracciones de una vez, agregarlas al catálogo y eliminar las armas de inmediato, algo muy útil para sobrellevar la gran cantidad de objetos, de estadísticas, atributos y equipamiento en general. Los que han jugado The Division alguna vez saben que aquí la gestión de los ítems puede volverse una locura por la cantidad de cosas que hay y este sistema apunta a reducir y sobre todo reducir las armas o el equipamiento más inútil. Porque aparte, entre los cambios que hay está el hecho de que ahora los enemigos sueltan menos loot en general. La idea es que haya mayor calidad en menos cantidad y así hacerse menos lío con la gestión del inventario en realidad, que para alguien que juega mucho sí puede ser medio caótico.

En relación a eso último también hay unos cambios en las nomenclaturas de las armas y las estadísticas en general. Esto se engloba dentro de lo que se conoce como Gear 2.0, un reajuste general al sistema de ítems de The Division 2 y que no solo corre en la expansión sino que para el juego juego completo. En la teoría, con este nuevo ajuste las nomenclaturas de las armas y los atributos se van a entender de manera más fácil y eso también va a permitir, se supone, que haya más flexibilidad pa armar al personaje.

Warlords of New York

Warlords of New York – Una notable expansión

Warlords of New York es una muy buena pieza de contenido, no solo por la mini campaña como tal sino por los ajustes globales que pone sobre la mesa para el juego completo. Parece increíble que Ubisoft sea capaz de hacer un juego tan mediocre, tan pésimo como Ghost Recon Breakpoint y que curiosamente no es tan diferente a The Division: ambos son de mundo abierto, ambos tienen una base más o menos parecida, ambos se juegan de manera similar. Pero mientras el último Ghost Recon queda al debe en prácticamente todo, Warlords of New York es una mezcla perfecta entre la genial ambientación del primer The Division, más todos los sistemas mejorados y refinados de The Division 2. Y en cuanto a la historia, este es el punto de partida de la nueva temporada del juego y una especie de teaser del contenido que se va a ir agregando de aquí en adelante.

Las personas que ya venían jugando The Division 2 seguramente van a pasar unas muy buenas 7+ horas con la campaña de Warlords of New York, lo que para una expansión está bien en general. La ambientación le suma muchos puntos al juego y además el diseño de niveles, sobre todo los interiores, sigue en el excelente nivel que traía del juego base. Es interesante además el hecho de que, pese a que este juego existe dentro del mundo “potencialmente realista” de Tom Clancy, todo lo que tiene que ver con jugabilidad y mecánicas nunca parece estar limitado por la seriedad del universo en el que se enmarca. La prioridad está siempre en “cómo se juega”, algo patente en cosas como el diseño de algunos jefes o la pistola de munición infinita. Y me parece que, para un juego de este tipo, ese es el camino correcto.

Warlords of New York cuesta 30 dólares y está disponible en PS4, Xbox One y PC.

Acerca de Raúl Estrada

Escribí sobre videojuegos y tecnología por muchos años, no pretendo parar ahora.

Ver todas las entradas de Raúl Estrada →