Watch Dogs: Recordemos ese irreal, falso y maravilloso tráiler de presentación de E3 2012

Watch Dogs 1

Watch Dogs se tomó por asalto el E3 2012.

En ese ya lejano 2012, el mundo de los videojuegos estaba en un estado similar al de ahora: Xbox 360 y PlayStation 3 llevaban más de seis años a la venta y por primera vez, el ciclo se estaba alargando más de la cuenta gracias a Kinect y PS Move (y también gracias a la Wii). La Wii U, que salía a la venta ese año, no iba a ser el salto generacional tradicional y el público estaba ansioso de algo fresco y nuevo.

Entonces, apareció el recordado tráiler original de jugabilidad de lo que era una IP nueva llamada Watch Dogs.

Watch Dogs: El tráiler de un juego que no existió

Ubisoft decidió llevar a E3 2012 un juego que, visualmente, estaba muy por encima de lo que existía hasta el momento. Watch Dogs, tal como se veía en ese tráiler, estaba más allá de las capacidades de las consolas hasta ese entonces; solo un PC de gama alta podía con algo así, pero esa versión de Chicago estaba por encima de lo que salía a la venta entonces.

Watch Dogs era claramente un producto diseñado para plataformas que no existían aún. Por lo tanto, era a la vez un anticipo de lo que serían PlayStation 4 y Xbox One al año siguiente. O eso pensábamos.

El problema fue que Watch Dogs, cuando salió a la venta, nunca se vio como ese tráiler original. No lo hizo en PC y menos en PS4 o Xbox One. En el camino hubo cambios que fueron detectados por Digital Foundry y que, más allá de la hipérbole o la polémica que le gusta consumir al público masivo, son lo que pasa casi siempre en el camino que recorre un videojuego en desarrollo.

Watch Dogs en la actual generación de consolas sí mantuvo el espíritu del tráiler pero sus efectos gráficos fueron evidentemente reducidos y ni siquiera la versión de PC en calidad Ultra llegó a tales niveles. Más adelante sabríamos, por ejemplo, que su presentación en E3 2012 fue idea de los ejecutivos de Ubisoft a última hora y que los desarrolladores creían que el proyecto no estaba listo para mostrarse.

También se supo que el juego comenzó a crearse sin conocer las especificaciones técnicas de las nuevas consolas; los desarrolladores básicamente hicieron algunas estimaciones y trabajaron sobre ellas. Parece probable entonces que el cálculo haya ido un poco por encima.

Watch Dogs no terminó siendo un juego tan terrible, aún sin ser una genialidad ni una obra maestra. Y tampoco ha sido el único juego víctima de estos downgrades; en esta misma generación, The Witcher 3 también fue (tristemente) conocido por lo mismo. La diferencia, sin embargo, es que cuando salió a la luz The Witcher 3 las consolas actuales ya estaban en la calle y sus límites se conocían.

En cambio, Watch Dogs representó algo diferente. En 2012, un ese video de presentación inicial fue también la materialización del deseo de los jugadores de sorprenderse con algo que, al menos en la parte gráfica, no se había visto hasta esa fecha. La Xbox 360 y la PS3 ya no eran sorpresa. Watch Dogs, con ese tráiler, sí lo era.

Y si hay algo que los jugadores buscan constantemente, en una industria dada a crear expectativas y vivir de ellas, es la sorpresa. Tal vez por eso la decepción con Watch Dogs fue tan grande, quizás hasta exagerada.

La pregunta es con qué nos va a sorprender Watch Dogs Legion.

Acerca de Raúl Estrada

Escribí sobre videojuegos y tecnología por muchos años, no pretendo parar ahora.

Ver todas las entradas de Raúl Estrada →