Project Scarlett

“Xbox Scarlett”: El futuro de las consolas viene en un SSD

¿Adiós a las extensas pantallas de carga?

La conferencia de Xbox sirvió para presentar un montón de juegos y también para hablar de lo que será el futuro. La nueva generación de consolas está a poco más de un año de distancia y si ya fue PlayStation la que deslizó parte de sus planes hace un tiempo, ahora el turno fue de Xbox con su Xbox Scarlett (en estricto rigor, Project Scarlett).

Y una cosa es muy clara: el futuro de las consolas pasa por las memorias SSD.

Lo normal para cada cambio generacional es mejorar los gráficos, la resolución y el tamaño de los mundos virtuales que componen los videojuegos. Pero tanto para PlayStation como para Xbox, la velocidad de acceso a los datos es crucial para mejorar las experiencias y ahí es donde las memorias SSD juegan un papel crucial.

De Project Scarlett en general no hay muchos datos duros, más allá de que el equipo Xbox mencionó que se alcanzarán resoluciones de hasta 8K y 120 cuadros por segundo. Lo que sí se sabe es que:

  • Tendrá un procesador customizado de AMD, basado en Zen 2
  • La memoria RAM será GDDR6
  • Podrá implementar Ray Tracing
  • Será capaz de mostrar tasas de refresco variables
  • La memoria SSD podrá usarse como memoria virtual

Lo que se dice por ahí (nada confirmado aún), es que la nueva generación de consolas Xbox será una familia de consolas y dispositivos que incluyen Project xCloud (el servicio de streaming del que poco y nada se habló). En el caso específico de Xbox, se cree que serán no una sino dos consolas que se lancen, una más tipo “premium” y otra con especificaciones levemente reducidas. En ese sentido, será importante la retrocompatibilidad y desde Xbox dicen que la nueva generación podrá reproducir juegos de las cuatro generaciones de Xbox.

La nueva Xbox llegará recién hacia finales de 2020, por lo tanto queda aún bastante tiempo antes de tener especificaciones finales y detalles concretos. Mientras eso sucede, habrá que quedare con los juegos anunciados y mostrados durante estos días y a tenor de lo visto, una cosa es clara: la espera por la nueva generación no estará escasa de juegos para las consolas actuales, que todavía seguirán dando guerra por un rato.